• 27/02/2022 00:00

Morir y matar

Matar es sucio. Queremos creer que nosotros no seríamos capaces de hacerlo. Por eso antes existían verdugos, porque alguien tiene que hacer el trabajo desagradable

EHay una frase oriental que parafrasearé (ando con prisa para enviar la columna y no voy a perder tiempo en buscarla, pero confíen en mí) y que dice algo así como: 'Ojalá no nos toque vivir tiempos interesantes'. Y, ¡maldita sea!, nos están tocando tiempos interesantes. Interesantes de cojones.

Yo ya podría haber vivido toda mi vida sin ningún anhelo de tener una pandemia en mi haber para contarles a mis nietos, (si es que los tengo, que tampoco es que el interés en ello me impida dormir, tal y como están las cosas es mejor ni siquiera pensar en reproducirse). De cualquier manera, la incertidumbre de los últimos meses y la que nos asediará en los que van llegando, asedia a muchos. Tiemblan y temen. El caballo alazán cruza el cielo.

Algunos confiaban en haberse librado del fuego vírico para caer ahora en las brasas bélicas y se mesan los cabellos exclamando, “¿Qué hemos hecho nosotros para merecer esto?”.

Nada. Somos humanos. Mortales. Por ende, morimos. De una u otra forma vamos a morir, y puestos a elegir, yo casi prefiero que sea de un balazo fulminante que asfixiándome durante semanas en una búsqueda agónica del oxígeno.

Sí que se han cumplido aquellos sueños de opio de los que exclamaban con cara de querubines y voz mustia, “De esta pandemia saldremos mejores”. Ya lo han visto, mejores hijos de puta sí que hemos salido. Mejores, sí.

¿Se creían ustedes, tiernas florecillas ingenuas, que la historia y sus devenires iban a detenerse porque ustedes no puedan con un estrés más en su vida? Piensen otra vez, venga. ¿Se creían acaso que la mortalidad provocada por un virus iba a hacer que los pedófilos consideraran dejar de hacer valer sus impulsos? Quizás deben ustedes dejar de meditar y pararse a pensar que el mundo es lo que es y el ser humano es como es. ¿Hay héroes? Sin duda. ¿Podemos crear vida y belleza? Nadie lo contradice. ¿Podemos ser crueles y desalmados? A las pruebas me remito.

Y cuando pienso que he mos debido de espabilar veo que nos estremecemos al caer en cuenta de que vivimos en una sociedad en la cual una niña de ocho años va a ser obligada a pasar por una cesárea para ser madre. Pero muchos también se estremecen ante la perspectiva de haber matado al producto de la violación. O de matar sin más preámbulos al ejecutor de la misma. Nos escondemos en los anhelos y en los buenos deseos, en poner en nuestras redes sociales la repulsa, pero la gran mayoría de ustedes no se atrevería a apretar el gatillo si les dieran la oportunidad. Matar es sucio. Queremos creer que nosotros no seríamos capaces de hacerlo. Por eso antes existían verdugos, porque alguien tiene que hacer el trabajo desagradable. Por eso no queremos tener ejército, porque pensamos que en una sociedad 'como debe de ser' no es necesario. Ya. De nuevo siento ser yo la que les joda el bonito sueño, el mundo no es como 'debería' ser. Y dudo mucho que vaya a serlo nunca.

Deberíamos, todos, estar preparados para morir por nuestros ideales. Y de matar para defender nuestra libertad de mantenerlos. Pero seguimos empeñados en creer que todo el mundo es bueno y que la Luna es de queso.

Al final, señores, por mucho que nos gustase que las cosas fueran de otra manera lo cierto es que la vida se reduce a morir y matar. A matar y procurar no morir. A matar para no morir. A morir matando. O a vegetar mientras esperamos la muerte.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus