Temas Especiales

06 de Feb de 2023

Cultura

Compromiso con la frescura

Cada vez hay más gente interesada en estudiar culinaria, y el público también se ha vuelto más exigente’, dice Ana Cristina Henríquez, c...

Cada vez hay más gente interesada en estudiar culinaria, y el público también se ha vuelto más exigente’, dice Ana Cristina Henríquez, chef y propietaria de Miranda Bakery. Recuerda la chef que hace unos 20 años la oferta de postres era muy limitada y se componían por platos que se podían hacer en casa. Pero de ese tiempo a acá, las cosas han cambiado mucho.

Ana Cristina estudió pastelería en el Culinary Institute of America en Nueva York, regresó a Panamá y empezó a hornear desde su casa, claro, siempre con el objetivo de tener su propia pastelería. Su proyecto se hizo realidad en noviembre de 2010 cuando abrió las puertas de Miranda Bakery en San Francisco. ‘Es muy trabajoso, ocupa mucho tiempo al principio pues hay que cuidar muchos detalles pero las cosas se van acomodando con el tiempo’, dice sobre su trabajo.

Miranda Bakery es una panadería - pastelería - cafetería que además de deleitar a sus clientes con panes y dulces, ofrece un pequeño menú de almuerzos, cafés y refrescos, para quienes desean compartir en un lugar relajado con varios ambientes, tanto exterior como interior.

El pequeño café que Ana Cristina se imaginaba terminó siendo un local más grande, pero con muchas más posibilidades.

‘El local se puede reservar para eventos como baby showers o despedidas de soltera’, afirma. Además, solicitados con anticipación, pueden elaborar pedidos especiales.

En Miranda Bakery puede desayunar —abre a las 9:00 am, tener un almuerzo liviano o darse un gustito y comer algo dulce acompañado por un buen café.

‘Hasta ahora nos hemos mantenido con un pequeño de almuerzos que incluye emparedados como el cubano y el caprese y una hamburguesa, además de empanadas y quiches, pero estamos viendo la posibilidad de incorporar más opciones al menú’, dice la chef. Y es que los comensales andan en busca de ‘platos sencillos, livianos, un menú no tan cargado y rápido, porque tú quieres comer algo rico que te llene pero que te permita seguir funcionando el resto del día. Eventualmente queremos tener ensaladas, más variedad de emparedados, uno que otro plato fuerte’, informa.

Pero aunque los almuerzos se mueven bien, la especialidad son los panes y dulces.

‘Sacamos pan caliente en la mañana y en la tarde. Más gente viene en la tarde por el pan, salen de la oficina, pasan por acá y lo tienen listo para el desayuno’, comenta Ana Cristina.

Miranda Bakery ofrece panes integrales, de leche, de agua (pan francés campesino), pero el favorito de sus clientes es el brioche (de mantequilla). ‘Todo lo que hacemos aquí lo hacemos de cero y todo lo hacemos a mano’, detalla la pastelera. Por los niveles de humedad característicos del país no hubo necesidad de hacerse de un equipo de fermentación y tampoco utilizan aditivos. Pronto incursionarán con los croissants.

En cuanto a la pastelería, ofrece diversos postres clásicos y algunas creaciones propias como la panna cotta de banoffee, una interpretación de la conocida tarta inglesa. ‘No me enfoco en un solo dulce pero la clave es usar productos frescos en todo. Tratamos en lo posible de usar productos locales y orgánicos’, dice.

Algunos favoritos de la clientela son los cupcakes ya sean red velvet, de vainilla, chocolate, limón, guineo o zanahoria. Las galleta de chocolate chip también tienen buena demanda, pero si busca algo más sofisticado, pida los macarons franceses, una tarta de limón, un cake red velvet con frosting de coco y nueces, el tiramisu, un creme brulee con semillas de vainilla, un cheesecake de nutella, una tarta de limón o una clásica ‘mamallena’ (budín de pan).

Todos los días tratamos de hacer cosas nuevas en la cocina, es una constante experimentación, la vitrina ha cambiado mucho desde el primer día que abrimos hasta hoy’, asegura la chef.

Y para acompañar estas delicias, café panameño. ‘Tenemos un blend especia de la finca Don Pachi, ese es el blend de la casa. También tenemos café Ruiz, una mezcla de café europeo con café latino. Qué mejor manera de pasar la tarde.