La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Cultura

Casa SaLo, nominada a premio de arquitectura

La obra ubicada en Punta San Lorenzo, Veraguas es la única seleccionada para representar a Panamá y se encuentra entre las quince finalistas

El pasado viernes 11 de marzo, Patrick Dillon recibió la noticia de que la revista digital ArchDaily/Plataforma Arquitectura había nominado su proyecto Casa SaLo, ubicado en Punta San Lorenzo de Veraguas, para la octava versión del concurso Obra del Año 2016 en América Latina y España.

Casa SaLo es la única obra panameña dentro del concurso y el miércoles 16, logró posicionarse entre las 15 finalistas. Las otras catorce obras se distribuyen entre España (5), Chile (4), México (3), Ecuador (1) y Perú (1).

Este es el ‘único galardón del mundo de la arquitectura, en el que los ganadores son elegidos por votación popular', señala el correo electrónico que notificó a Dillon de su nominación.

‘Nuestros lectores serán los responsables de determinar cuáles fueron las obras que durante el 2015 nos inspiraron, representando la identidad de nuestros contextos locales, pero al mismo tiempo, marcando la forma de hacer arquitectura alrededor del mundo'.

En el concurso compiten obras que fueron publicadas en la sección Obras Destacadas de ArchDaily el año pasado. ‘ArchDaily es la red de arquitectura más visitada en el mundo', destaca Dillon, entre estupefacto y emocionado al verse entre los quince finalistas.

La razón de su alegría es por la visibilidad que le otorga la postulación y que permea a un proyecto social que lleva a cabo en la comunidad de Arrimadero, donde está ubicada la casa, con el colectivo Estudio Remoto y que busca traer arquitectura tropical a las comunidades remotas.

‘Acabamos de culminar nuestro primer taller con estudiantes de arquitectura de la Universidad de Panamá en Arrimadero, y fue una experiencia fantástica', detalla Dillon. ‘Lo que buscamos es que se exploren las posibilidades de diseñar y construir algún tipo de instalación de la que toda la comunidad se pueda beneficiar'.

A esto agrega que algunos años atrás se construyó un pequeño muelle en la comunidad, lo que ha atraído a turistas interesados en viajar en bote a Coiba. Sin embargo, no existen instalaciones para ellos en Arrimadero, por lo que los locales no se benefician del tráfico de visitantes.

‘Uno de nuestros colegas estuvo en Brasil recientemente e hizo contactos con organizaciones, instituciones académicas y centros de investigación de Brasil, Portugal e Italia que desean ayudar con el proyecto en Arrimadero', destaca el arquitecto, quien considera que de resultar ganador Casa SaLo, atraería más atención al trabajo que se está haciendo en la comunidad.

El periodo de votación culmina el martes, 22 de marzo. Se puede votar una vez por día y los ganadores serán anunciados en la portada de los sitios de ArchDaily en Español, el miércoles 23 de marzo. El enlace para votar es: http://oda.plataformaarquitectura.cl/cl/2016

==========

‘El arquitecto Patrick Dillon lleva a cabo en la comunidad de Arrimadero, donde está ubicada la casa, un proyecto en conjunto con el colectivo Estudio Remoto, que busca traer arquitectura tropical a las comunidades remotas

==========

BAJO LA LUPA

Un cerro estéril se convierte en hogar

‘Parado ese primer día en el cerro, estaba seguro de que si íbamos a intentar vivir allí tendríamos que recrear el ecosistema devastado como primer paso, y con esa meta en mente nos pusimos a construir una estructura hecha de materiales recuperados que llevamos en camión, cayuco, balsa, panga, a cuesta de caballo y a cuesta de espalda, a través de caminos enlodados, pasando por el Río Grande, manglares, playas y ensenadas hasta la cima del cerro', relata el arquitecto Patrick Dillon sobre el momento en que decidió construir un hogar en Punta San Lorenzo.

‘Allí construimos un gran techo para captar agua de lluvia en una cisterna abierta (que funciona también de piscina), sembramos plantas, flores y árboles por todas partes y dejamos a la madre naturaleza tomar su curso. A cambio nos regaló una explosión espontánea de vida: las aves volvieron primero, cantando en los aleros al amanecer; luego vinieron mariposas, ranas, serpientes, iguanas, más monos aulladores. Hasta los venados que se habían cazado casi a la extinción encontraron el camino de vuelta'.