Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Cultura

Se estrena documental sobre hallazgos en El Caño

‘Guerreros de Oro, El misterio de la cultura Coclé' fue presentada por primera vez a un grupo de arqueólogos y benefactores del Patronato

Las luces se apagaron en la sala principal del antiguo Club de Oficiales de Amador, actualmente las instalaciones del Biomuseo. Una pared blanca hizo de pantalla para la primera proyección del documental ‘Guerreros de oro, el misterio de la cultura Coclé', sobre los más recientes hallazgos arqueológicos en el área del El Caño, provincia de Coclé.

Los descubrimientos hechos en los últimos años han despertado la atención internacional, apareciendo en portadas de revistas como National Geographic y a nivel nacional se ha establecido un patronato que busca recaudar y gestionar los fondos necesarios para llevar a cabo una extensa labor de investigación.

El interés se extendió a realizadores especializados en temas arqueológicos como José maría Morales de Wanda Films (España) y el director y guionista José Manuel Novoa, quien ha realizado diversas piezas sobre sitios arqueológicos en Latinoamérica incluyendo el del Señor de Sipán en Perú.

Morales y Novoa se reunen con Julia Mayo, antropóloga, directora del proyecto y presidenta del Patronato El Caño, se dan cuenta del potencial del proyecto y deciden embarcarse en la producción.

Para ello establecieron contacto con el cineasta Luis Pacheco, de Jaguar Films en Panamá y empiezan a hacer sumas y restas.

‘Con José María se hace un presupuesto inicial que llega a los 250 mil euros. Lo primero que se hace es concursar por un fondo del programa Ibermedia como coproducción entre Panamá y España para obtener algún aporte', comenta Luis Pacheco, productor de Jaguar Films, contraparte panameña.

Por su parte, Wanda Films, socios españoles decidieron apoyar con fondos de la rpoductora para iniciar el proyecto mientras que Panamá puso el equipo técnico y la logística.

‘El proyecto ganó un aporte de 80 mil dólares, por parte de Ibermedia, una tercera parte del presupuesto', destaca Pacheco. LA Autoridad de Turismo también hizo un aporte.

‘Terminando el segundo año de rodaje se le presentó un adelanto Autoridad de Turismo, ellos vieron el contenido y se les hizo una propuesta para utilizar este documental como promoción turística, como ha sido el caso de El señor de Sipan en Péru', agrega.

‘EL PROYECTO LOGRÓ UN APORTE DE 80 MIL DÓLARES A TRAVÉS DEL PROGRAMA IBERMEDIA. TAMBIÉN HA RECIBIDO EL APOYO DE LA AUTORIDAD DEL TURISMO DE PANAMÁ'.

Así se logra alcanzar el 60% del presupuesto. La recuperación total se pretende obtener con las ventas que se haga de documental a diferentes canales de televisión a nivel internacional.

‘Actualmente Wanda Films, también distribuidora, está en proceso de negociación con varias cadenas de televisión, incluyendo National geographic.', indica Pacheco.

Y es que trabajos anteriores de Novoa han logrado distribución en más de 20 países y traducción a 5 idiomas, producto que ha llegado a unos 100 millones de expectadores durante el tiempo de vida del proyecto.

El documental abarca tres años de trabajos en El Caño, con la particularidad que tiene el proyecto en que las excavaciones se limitan a los meses de estación lluviosa.

‘El primer año fue de investigación, había que empaparse del proyecto. De lleno estuvimos 2 años, el verano de ese año se dio el descubrimiento de una tumba grande y había mucha expectativa, pues por las características se sabía que era de alguien importante. Empezaron las lluvias y hubo que esperar la siguiente estación seca para continuar y descubrir más detalles', cuenta Pacheco.

Pero el área del proyecto es mucho mayor y se estima que hay más tumbas (se trata de una necrópolis), por lo que los trabajos distan mucho de estar finalizando.

‘Hemos estado conversando ya sobre hacer una segunda y hasta una tercera parte, pero primero tenemos que completar este primer documental y ver que se cubran los costos pues por las características del trabajo se trata de presupuestos grandes', detalla el cineasta

La noche del jueves fue la primera proyección pública del documental, pero se espera poder llevarla a salas de cine para que el público panameño la pueda ver. En televisión están abiertas las negociaciones para presentarla en Video on Demand y luego en televisión abierta.