Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Cultura

El ballet, un referente

Silvia Rico invita a despojar a la danza de la clasificación de elitista y rescat la influencia positiva que tiene en la formación

‘El ballet es la base de la danza. Es algo que tiene siglos de historia y que verdaderamente forma la disciplina, la técnica para bailar cualquier especialidad', dice la directora.

Pero eso no resta que las demás manifestaciones de la danza, muy respetadas, también se estén desarrollando y levantando el nivel.

‘Eso me parece muy bueno porque ayuda a que la formación del bailarín sea más versátil y más completa. De hecho, actualmente hay una corriente de bailarinas clásicas incursionando en otras manifestaciones porque eso ayuda a levantar el nivel técnico de la bailarina. Bailar cualquier género te hace más completa', reconoce.

Estos jóvenes, en mayoría mujeres, podrían llegar a formar parte de una compañía de danza o dedicarse, como Rico, a la enseñanza del ballet.

‘Hay muchas figuras importantes en el mundo del ballet que viven de su trabajo, en todas partes del mundo, primeros bailarines de compañías son contratados en otros países. Se puede vivir de la danza, pero como en todo, lo importante es tener una buena formación y lograr el nivel técnico para poder ingresar en las filas de las compañías. Bailarines graduados trabajan en las muchísimas academias, no es que no haya fuente de trabajo, todo está en lo que uno se proponga y qué prioridad damos en nuestras vidas a lo que queremos ser en el futuro', declara.

Por ello, Rico insiste en que el ballet no es una actividad elitista, como muchos piensan.

‘Esa es una opinión que está quedando muy atrás, como algo obsoleto. El ballet es de quien ama el ballet, es de la persona que tiene talento, es de la persona que ama esta profesión y desarrolla un espíritu de mucho sacrificio para lograr lo que se quiere', asegura.

Pero para que la semilla rinda buen fruto, debe ser regada de forma consistente.

‘Generalmente, se comienza a muy temprana edad y los niños obviamente son llevados por sus papás. Son ellos los que deben tener la disciplina de llevar a la niña, si le gusta y empieza a incursionar en sus primeras clases, desarrolla una vocación y mantener la continuidad del niño dentro del lugar donde lo ha llevado a aprender', opina.

El ballet hace muchos aportes a la formación de niños y jóvenes, se llegar a ser bailarín profesional o no.

‘El ballet desarrolla una concentración, una disciplina como en ninguna otra manifestación, desarrolla una personalidad con independencia desarrolla inteligencia, disciplina y marca una trayectoria hacia donde vas a llegar'. Habría que añadir a la lista las mejoras a la postura, situaciones ortopédicas los modales y comportamiento.

‘No hay que pensar que el ballet es de la élite; es de los niños que tienen la visión de que estas actividades tienen importancia en el ser humano', dice la bailarina.

Enfrentarse al público desde un escenario no es tarea sencilla, confiesa Rico. ‘Si una niña se para 3 minutos en un escenario ha logrado algo increíble. Pero esto dependerá de la dedicación que tengan sus padres para hacer un esfuerzo para que sus hijos puedan disfrutar de estos beneficios.

‘Se puede vivir de la danza, pero como en todo, lo importante es tener una buena formación y lograr el nivel técnico para poder ingresar en las filas de las compañías'