Temas Especiales

31 de May de 2020

Cultura

Celebración virtual del Día Internacional del Libro

Los actos relacionados con esta fecha mundial, se han realizado de manera virtual, debido a las circunstancias por las que atraviesa el mundo entero, por la pandemia de Covid-19. El libro, más que nunca, es un gran aliado y excelente compañía en la soledad

El poeta Joan Margarit fue galardonado en 2019 con el premio Reina Sofía de poesía iberoamericana y el premio Cervantes.Cedida

Ayer se celebró en muchos países, especialmente los de habla hispana, el Día Internacional del Libro, tradición que en los últimos años hemos adoptado en Panamá gracias al apoyo solidario de la Embajada de España, principalmente, así como de organizaciones y gremios como la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Cámara Panameña del Libro.

La fecha no fue escogida al azar, porque fue precisamente un 23 de abril hace 404 años que murieron coincidentemente, el mismo día, el más grande escritor español, Miguel de Cervantes Saavedra, el también reconocido como el más importante escritor en lengua inglesa, William Shakespeare, y el Inca Garcilaso de la Vega, cuyo nombre verdadero era Gómez Suárez de Figueroa. Cervantes murió en Madrid, España; Shakespeare, en su pueblo natal de Stratford-upon-Avon, Inglaterra; y Garcilaso, en Córdoba, Valencia, España, aunque era originario de Perú. De Cervantes sabemos muchísimo, así como de Shakespeare, pero de este escritor e historiador peruano, a quien se le considera el “primer mestizo biológico y espiritual de América”, no tanto. Se le dice “el príncipe de los escritores del mundo” y su obra está enmarcada en el período del Renacimiento. El Inca Garcilaso supo asumir, por su gran talento, sus dos herencias culturales, la indígena americana y la española. Mario Vargas Llosa le reconoce sus dotes de consumado narrador, destacando su prosa bella y elegante. “Si la historia y la prosa de ficción se ejemplarizan en Garcilaso, también el ensayo tiene en él un alto representante”, aseguró el insigne intelectual peruano Augusto Tamayo Vargas.

Celebración virtual del Día Internacional del Libro

Esta fecha se empezó a conmemorar desde 1926 y tiene su máxima expresión en Barcelona. Ese día se entrega tradicionalmente, en la Universidad de Alcalá de Henares, ciudad natal del padre de la novela, Miguel de Cervantes Saavedra, el premio Cervantes, que el año pasado recayó en el arquitecto y poeta de ascendencia catalana Joan Margarit, cuya designación fue dada a conocer el pasado 14 de noviembre por una obra monumental y bilingüe (español y catalán), con un lenguaje innovador y la pluralidad cultural que representa.

Sin embargo, debido a las circunstancias por las que atraviesa el mundo entero, por la pandemia que nos azota, no se pudo llevar a cabo de manera solemne. La costumbre era que los reyes de España presidieran en Madrid un almuerzo, al que se invitaba a representantes del mundo de la cultura y tenía mucha repercusión a nivel mundial. También se celebraba un encuentro con los medios de comunicación en la Biblioteca Nacional de España, ubicada en el Paseo de los Recoletos, y la lectura continuada de El Quijote, la obra cumbre de Cervantes, desde el Círculo de Bellas Artes, con la que se enlazaban otras ciudades del mundo para que tanto personalidades, como el que quisiera hacerlo, leyera párrafos de este libro. Es tradición que el galardonado con el premio entregue un legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes.

Orígenes de la celebración

Si bien esta fecha se escogió por la coincidencia de las muertes, acontecidas el mismo día (aunque con diferencias de cómo se llevaba el calendario en uno y otro país), fue iniciativa de la Unión Nacional de Editores proponer, en 1995, no solo al Gobierno español, sino a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que se elevara a fiesta mundial. Su aprobación la instituyó al año siguiente como Día Internacional del Libro y el derecho de autor.

La idea original de la celebración del Día del Libro fue del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926.

Donde más se disfruta es en la Rambla de Cataluña, en la ciudad condal de Barcelona, donde se aprestaban miles de comercios y puestos de venta de libros y flores, porque la fecha también coincide con la muerte del santo patrón de esa ciudad, san Jorge (o Jordi). La “Diada de Sant Jordi” es una verdadera fiesta popular en Cataluña y las familias y amigos se regalan un libro y una rosa. San Jorge de Capadocia fue un santo romano nacido en Capadocia, Turquía, conocido como Mar Djíries (en árabe cristiano) o Al-Jádr (árabe tanto cristiano como musulmán) que murió en el año 303. Una leyenda del siglo IX le atribuye haber salvado la vida de una princesa de las garras de un dragón. Se le representa sobre un caballo blanco y es quizá la inspiración de muchos de los cuentos de hadas que protagonizan princesas y dragones.

Celebración virtual del Día Internacional del Libro

Es el momento de celebrar la palabra escrita, las historias, las poesías, los libros, y de propiciar las reuniones de asociaciones, instituciones, bibliotecas, escritores, ilustradores, y rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural. En Madrid se celebraban –y posiblemente lo siguieron haciendo en forma virtual– muchos actos, pero este año no será el preámbulo de la Feria del Libro, puesto que no se podrá realizar, como muchos otros eventos culturales. Más de 100 países han adoptado esta fecha para agasajar a uno de nuestros más fieles compañeros, que se ha vuelto imprescindible en este confinamiento obligado al que estamos sujetos ahora mismo.

“La libertad es una librería”
JOAN MARGARIT
GANADOR DEL PREMIO CERVANTES

Celebración en todos lados de manera virtual

Desde hace varios años se ha venido celebrando el Día del Libro en Panamá con la lectura continuada de párrafos de la obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra, organizada por la Embajada de España y enlazándose con el acto que se inicia en el Círculo de Bellas Artes por el galardonado del premio Cervantes. En ocasiones anteriores se ha celebrado en la Casa del Soldado-Centro Cultural de España, pero el año pasado, por deferencia de la embajada española, se realizó desde el Museo de la Plaza Mayor del sitio monumental de Panamá Viejo, por la conmemoración de los 500 años de la fundación de la ciudad de Panamá. Ayer se celebró en forma virtual y en él participaron la primera dama de la República, Yazmín Colón de Cortizo, cuya formación académica es en torno a la literatura, y otras personalidades vinculadas a instituciones literarias y académicas.

La Cámara Panameña del Libro (Capali) celebró, en alianza con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), una conferencia en la que mediante una plataforma virtual se invitaba a compartir un fragmento del libro favorito de los participantes y algunas sugerencias para fomentar el hábito de la lectura en medio de la crisis mundial por la que atravesamos.

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) celebró, en colaboración con la Secretaría de Cultura de Jalisco y el apoyo de Grupo Planeta, una maratón de lectura virtual de la célebre obra Crónicas marcianas, de Ray Bradbury, escritor estadounidense de misterio del género fantástico, terror y ciencia ficción, cuyo centenario de su nacimiento se celebra este año. En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se realizó una charla titulada “Los libros que cambiaron nuestras vidas”, en la que participaron autores de Colombia, México, Perú y Argentina.

La antología 'Todos los poemas' concentra 40 años de poesía.Cedida

El libro, sobre todo en estos tiempos, es el más fiel compañero y aliado, y al decir de la autora española Almudena Grandes, leer es un acto de resistencia. El Instituto Cervantes lleva a cabo una campaña titulada “La libertad es una librería”, una frase de Joan Margarit, premio Cervantes al que me referí y su vocero es el cantautor Joaquín Sabina quien explica que, como solía decir Jorge Luis Borges, el célebre escritor argentino, “el paraíso debe ser como una gran biblioteca”. Los libros acaban con la soledad, no hay mejor remedio para el confinamiento.

Rindamos homenaje a quien nos hace vivir no solo nuestras vidas, sino muchas otras, y nos abre un mundo fascinante donde la imaginación no tiene límites. “La literatura te permite hacer cosas que no puedes hacer en la vida, vives mil vidas. Lo maravilloso de la literatura es que uno puede recrear el mundo como le apetece”, según Arturo Pérez Reverte.