Temas Especiales

28 de May de 2020

Curiosidades

Laverne Cox, primera transexual en ser portada de la revista Time

Cox es actriz y activista por los derechos de los homosexuales, no sólo actúa sino que también produce su propia serie

Laverne Cox, actriz y activista estadounidense, se convirtió en la primera persona transexual en paraecer en la portada de la reconocida revista Time.

La portada de la exclusiva revista, donde también han aparecido personalidades como Obama, Steve Jobs y el Papa Francisco, salió a la venta hace algunos días atrás y ha generado mucho de que hablar.

Una de las razones por la cual, Cox fue elegida, además de ser desde hace años una reconocida activista por los derechos de las personas transgéneros y transexuales, es que en los últimos meses su popularidad ha ido en aumento gracias a la serie dramática “Orange is the new balck”, sobre la temática carcelaria en Estados Unidos, y que acaba de estrenar su segunda temporada.

En la serie Laverne interpreta a Sophia Burset, una mujer recluida en la prisión por cometer un fraude con tarjetas de crédito, y que trabaja dentro de la prisión como estilista y peluquera.

La revista antes de tomar esta decisión tuvo que atravesar en abril numerosas críticas por haber pasado por alto a la actriz, después de haber sido una de las opciones más votadas en internet y de haber estado en la lista de las 100 personas más influyentes.

Subsanando el error, la revista decidió publicar un artículo donde analizan los desafíos que enfrenta la comunidad de transexuales y transgéneros en Estados Unidos, y le dan el protagónico a Cox.


¿Quién es Laverne Cox?

Nacida en Mobile, Alabama, es hija de una madre soltera y tiene un hermano gemelo. Tuvo en su juventud la intención de quitarse la vida, por los retos que envolvió su incapacidad para aceptarse y el “bullying” del que fue víctima en la escuela.

Laverne Cox no es la primera actriz transexual en hacerse una carrera exitosa en televisión en Estados Unidos (en los últimos años Candis Cayne ha aparecido en importantes series como "CSI: NY" o "Nip/Tuck") pero definitivamente gracias a su papel en "Orange is the new black" está contribuyendo a que muchos espectadores se cuestionen sus prejuicios y tengan mayor aceptación por asuntos “no tradicionales”.

Cox se graduó en el Marymount Manhattan College de Nueva York, he hizo historia al ser la primera trasexual de raza negra en participar en un programa de telerrealidad, con su aparición en 2008 en "I Want to Work for Diddy", del canal VH1.

Después, en el año 2010, con "TRANSform me" fue la primera transexual afroamericana en crear y producir su propio programa de televisión.

Ahora su popularidad ha alcanzado aceptación inimaginada gracias a "Orange is the new black", serie de Netflix que se espera que en los próximos meses consiga una mayor audiencia después de que se haya estrenado su segunda temporada.


Sobre la entrevista

En el artículo, Laverne, aprovecha para recordar la cruda realidad a la que hacen frente las personas transexuales hoy en día en EE.UU. Las agresiones físicas son comunes y en muchos casos se ven abocadas a la pobreza debido a que las tasas de desempleo entre este colectivo son el doble de la media nacional.

A pesar de que Cox asegura en la entrevista que "no representa a la totalidad de la comunidad", lo cierto es que son muchos los que creen que la fama que ha alcanzado está haciendo que cambie la percepción que el público estadounidense tiene sobre las personas transexuales, publica la BBC en un escrito sobre el artículo.

"Ha trabajado muy duro para conseguir este éxito. No sólo es una gran actriz y productora sino que también ha realizado una excelente labor como activista, luchando por la inclusión de las personas transgénero y transexuales", señala en conversación con BBC Mundo Mónica Trasandes, portavoz de la organización GLAAD.

"Hay mucho desconocimiento en EE.UU. acerca de las personas transgénero. Eso se debe en parte a la falta de información, que contribuye a que todavía existan muchos prejuicios", apunta Trasandes.

La portavoz de GLAAD cree que es importante "que famosos como Laverne Cox cuenten su historia porque así contribuyen a erradicar la ignorancia".

Y es que desde hace años los activistas en Estados Unidos denuncian que la presencia de personajes transgénero o transexuales en las series y en el cine es muy limitada, y en muchos casos están cargados de estereotipos que los sitúan al margen de la sociedad o con problemas que parecerían característicos.

Además, es muy común que cuando el protagonista de una película es una persona transexual, el papel sea interpretado por un actor o actriz que no lo es, como fue el caso de la oscarizada cinta "Dallas Buyers Club", por la que Jared obtuvo un Oscar al mejor actor secundario.

"Gracias a que 'Orange is the new black' se ha hecho tan popular, la prensa está prestando más atención a la comunidad. Eso, combinado con el gran talento que tiene Laverne y los buenos guiones de la serie, está haciendo que mucha gente esté abriendo los ojos a la realidad de los transgénero y transexuales", apunta Trasandes en su entrevista para la BBC.