Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Gastronomía

Comida de calle del mundo

La cocina movil de El Primo nos da una probadita de bocados de distintos lugares, con un toque nuestro, muy original

La comida de calle ha dado un giro enorme en los últimos años. Los food trucks se han convertido en opciones tan respetables como un restaurante, tanto por la limpieza y estándares de calidad de su cocina como por su oferta gastronómica en sí. No se trata de un tentempié para salir del paso, más bien de una opción completa, pero eso sí, sencilla de comer, a falta de un salón comedor.

La oferta de food trucks en la ciudad de Panamá también se ha ampliado. Y esta va más allá de la clásica hamburguesa o hot dog. Los hemos visto de emparedados gourmet, dedicados a un género específico (pollo, cerdo), de comida de una nacionalidad , así como también los hay de autor.

Uno de estos trucks es El Primo está ubicado, por el momento en Costa del Este, y decimos por el momento pues la ventaja de estos restaurantes rodantes es que pueden variar su ubicación y trasladarse a otro punto de la ciudad. La especialidad de El Primo busca presentar, en las propias palabras de su chef Enrique De Obarrio, ‘un concepto de comida callejera del mundo, comida autóctona y representativa de distintos países, pero con nuestras ideas y a nuestro propio estilo', comenta.

Los platos que ofrece el food truck son sencillos, pero no simples y todos tienen un toque muy particular, incluyendo su nombre.

Por ejemplo, está el ‘Fish bacon tacooo', preparado con una tortilla artesanal mexicana, ensalada de repollo con zanahoria marinada en una vinagreta asiática, pescado rebosado, mayonesa de sriracha con miel de abeja y culantro fresco.

Está también la Tortilla'e puerco, con un toque evidentemente panameño. Se trata de una tortilla de maíz amarillo sobre al cual se sirve un pulled pork, (cerdo deshilachado), cocido durante 8 horas a baja temperatura, salsa barbacoa de miel de caña con ron; alioli, (mayonesa con ajos rostizados y recao verde), cebolla morada encurtida y chicharrón en polvo.

Otro de sus platos es el GüeBao, con un pan de masa de arroz al vapor (como hampao), pepino fresco, pollo frito al estilo coreano, zanahoria encurtida, salsa hoisin y cilantro fresco.

Nuestra degustación terminó con la Michita vietnamita, la representación del bánh mî , un emparedado tradicional vietnamita, pero preparado con una michita panameña. Lleva una capa base de pepino fresco, ropa vieja marinada en curry rojo tailandés, leche de coco y citronela, cocida a baja temperatura; salsa de sésamo y chile tailandés, zanahoria encurtida y cilantro fresco.

Cada uno de los platos que presenta el Primo lleva su trabajo. ‘Lo que queremos plasmar en la calle es que puedes comer con calidad de restaurante pero con precios mucho más económicos. Igualmente cuidamos la limpieza en la cocina, utilizamos productos de calidad y todo es trabajado artesanalmente por nosotros', detalla De Obarrio.

El Primo está conformado por tres socios y cuenta con el apoyo de tres cocineros que completan el equipo de trabajo.

De Obarrio, a cargo de la cocina de el Primo empezó su carrera culinaria en la Universidad Interamericana de Panamá y completó sus estudios en la Escuela de Hotelería de Sevilla.

Prestó servicios en Islas Canarias en el gran Hotel Atlantis, en el Café de Oriente en Madrid y en el gran Hotel La Florida en Barcelona.

En Panamá, fue sous chef del restaurante Azafrán, fue chef de Sal y ha brindado asesorías a restaurantes locales. Actualmente se dedica de lleno a El Primo.

==========

‘Ofrecemos comida autóctona y representativa de distintos países, pero con nuestras ideas y a nuestro propio estilo'

ENRIQUE DE OBARRIO

CHEF