Temas del día

29 de Feb de 2020

Gastronomía

Cerquita de las vías del tren

Su desayuno o almuerzo incluye el silbatazo y el paso del ferrocarril en su tránsito entre Panamá y Colón

El chef Stephane Dias no es un recién llegado. Ya son trece años los que lleva en el Istmo y orgullosamente muestra su cédula panameña. Llegó a Panamá en 2003 y ha estado encargado de los fongones de interesantes proyectos como el Restaurante de Miraflores, en las esclusas, Casa Nikki y es conocido también por su trabajo como chef de la Embajada de Francia.

Actualmente prepara el almuerzo para unos 400 niños de diversas escuelas privadas y unos meses atrás decidió establecer un nuevo proyecto llamado La Kafet París, en el área de Diablo - Albrook.

‘No estamos en el Casco Viejo, pero este es un lugar que tiene mucha historia', dice el chef.

Su local está ubicado en una hilera de bodegas, paralelas a la línea del ferrocarril de Panamá. ‘Este lugar tiene más de cien años, era un taller para el tren', detalla.

El espacio de la planta baja es iluminado con la luz natural que entra a través de ámplias puertas que dan directo a las vías del tren y hojas transparentes en el techo de la terraza.

Se trata de un espacio sencillo, rústico, incluso algunas columnas están hechas con antiguos rieles. ‘Es como un café la gare , el tren pasa allí mismo', afirma.

El local estuvo disponible para su uso en febrero del año pasado, pero no estaba acondicionado para servir comidas.

‘Era un taller de mecánica y luego una ebanistería. La primera vez que entré me dio una angustia de pensar en todo el trabajo que habría que hacer', confiesa Dias.

La labor de habilitación del espacio así como la consecución del mobiliario y del equipo debió hacerse de a poco, con los recursos limitados con los que contaban y con mucho ingenio. Y finalmente habilitado, La Kafet París ha abierto las puertas para una variedad de actividades.

‘Ofrecemos para turistas desayunos, almuerzos o cenas privadas, camino a visitar el canal de Panamá es una opción mucho más económica que el restaurante en el centro de visitantes. También hacemos box lunch, comidas para llevar para grupos turísticos. A ellos les gusta mucho el lugar', asegura.

En el local, que puede acoger a unas 30 personas también se ofrecen cenas de degustación o temáticas, menú de gastronomía molecular y catas de vino.

‘Lo que queremos es ofrecer algo más que una comida, que la velada sea un evento', afirma el chef.

Pero a diario, La Kafet París ofrece un menú sencillo de desayuno y almuerzo.

‘Todos los platos de desayuno se acompañan ya sea de papas salteadas, frutas o ensalada y una orden de pan con mantequilla. Puede escoger entre huevos al gusto, huevos al gusto con chorizo y tasajo guisado, con salmón ahumado o con bacon crujiente, huevos al gusto sobre pizza de jamón y queso, huevos al gusto con su guarnición, con tomate y tamal de queso con croque Monsieur.

Para los almuerzos, se ofrece un menú del día que incluye una bebida o una variedad de montaditos que incluyen nutella con guineo, foie gras con cebolla caramelizada, queso brie con tajadas, tomate mozarella y pesto, salchichón, mantequilla y pepinillo, jamón con queso suizo y mantequilla, salmón ahumado y crema de eneldo, y de tortilla española.

Como postres, está el pain de chocolate, croissants, brownies con almendras totadas, flan de coco, tartaleta de frutas o ensalada de frutas.

‘Es comida casera, fresca, buena cantidad y económico. lo que la gerente necesita para el mediodía', afirma Dias.

Una última posibilidad ofrece La Kafet París: cenas privadas para un máximo de 30 personas en la planta alta del local donde el chef ha construido una especie de museo donde luce libros de gastronomía francesa de hace más de un siglo, y toda una batería de utensilios y equipo de cobre, donde se presentará la comida preparada para ser servida frente al comensal, co todas sus debidas explicaciones.

Luego del recorrido, bajamos nuevamente a la sala principal donde en chef nos da una probadita de esas deliciosas gallette des rois cuyo aroma desde el horno nos robó la concentración más de una vez.

Toda una ventaja hacer al visita al chef por el día de reyes. Acompañado de una copa de champagne, ¿qué más se puede pedir a Melchor, Gaspar y Baltasar?

==========

‘No estamos en el Casco Viejo, pero este es un lugar que tiene mucha historia'

STEPHANE DIAS

CHEF