24 de Feb de 2020

Planeta

Cruzada para salvar la tierra

LA PAZ, BOLIVIA. El presidente boliviano, Evo Morales, convocó a la comunidad internacional a desarrollar una cruzada para salvar el pl...

LA PAZ, BOLIVIA. El presidente boliviano, Evo Morales, convocó a la comunidad internacional a desarrollar una cruzada para salvar el planeta Tierra, puesto en peligro por el egoísmo y el derroche del sistema capitalista.

Más de mil millones de personas en la extrema pobreza, un cambio climático capaz de extinguir la especie humana y recursos naturales tendientes a desaparecer justifican el esfuerzo promovido por el mandatario durante el Foro Social Mundial de Belém, Brasil, celebrado hasta este domingo.

Si no matamos al capitalismo, el capitalismo matará al planeta, advirtió Morales en un repleto gimnasio de la Universidad Federal de Pará, estremecido por cantos y consignas de esperanza.

Ante unos cinco mil movimientos sociales presentes en la novena edición del encuentro y apoyado por gritos de “Evo, amigo, el pueblo está contigo”, el jefe de Estado lanzó cuatro campañas para garantizar el futuro de la humanidad.

El único requisito mencionado por el otrora dirigente sindical para llevar adelante la contienda, fue materializar la imprescindible unidad de acción entre pueblos, gobernantes y fuerzas progresistas empeñadas en el cambio.

Morales comenzó citando la necesidad de trabajar en función de lograr paz y justicia en la Tierra.

La segunda prioridad tiene relación con la implantación de un nuevo orden económico internacional, sustentado en la complementariedad y no en la competencia.

En ese sentido, el líder del Movimiento al Socialismo llamó a refundar mecanismos como la Organización Mundial de Comercio, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Las referidas entidades deben servir a los pueblos y no a las transnacionales, para eso urgen transformaciones radicales, en lugar de los maquillajes pretendidos por quienes intentan salvar el viejo sistema, afirmó. Para el político, una buena manera de empezar sería medir el avance de las naciones por la redistribución da las riquezas, en lugar de valorarlo por el PIB.

Otro campo de acción obedece a la premura de revertir los daños ocasionados a la madre Tierra por el derroche y el consumismo dictados desde el llamado primer mundo.

El planeta no brinda recursos inagotables y actuar como si así fuera lo destruye, lamentó el estadista, quien pidió a los gobiernos llevar propuestas concretas a Copenhague, Dinamarca, sede en diciembre de 2009 de la Cumbre del Clima.Los gases de efecto invernadero han puesto en peligro la existencia de la especie humana, a partir del calentamiento global, fenómeno desencadenante de elevación del nivel del mar, derretimiento de glaciales, sequías y otros males.

Si bien el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, los óxidos de nitrógeno y el ozono constituyen elementos naturales, la mano indiscriminada del hombre dispara sus niveles en la atmósfera.

Copenhague pudiera representar un mecanismo de control para semejante problema, en sustitución del agonizante Protocolo de Kyoto, firmado por todos, salvo Estados Unidos.

Una última campaña sugirió Morales, la lucha por la soberanía y la identidad cultural de los países.

La dominación del capitalismo ha sido posible borrando nuestra identidad para convertirnos en meros consumidores, alertó.

Dos visiones discordantes fueron presentadas por estos días a la comunidad internacional.