10 de Ago de 2022

Planeta

El avistamiento de cetáceos gana interés en Chiriquí

Veinte pescadores de San Félix y Remedios fueron capacitados, como parte de un proyecto de protección de manglares y áreas protegidas

El avistamiento de cetáceos gana interés en Chiriquí
Las ballenas jorobadas se pueden avistar en el Litoral Pacífico de Panamá.

Panamá es un país privilegiado por su naturaleza y abundancia de especies marinas, entre ellas de cetáceos, cuya convergencia en las aguas territoriales cada día despierta más el interés de las personas como una actividad de atractivo turístico o como una alternativa de generación de ingresos de forma sostenible.

En Panamá, el avistamiento de cetáceos como delfines y ballenas se conoce desde finales de 1990 y desde entonces ha logrado captar el interés de por lo menos quince grupos comunitarios a nivel nacional, generando ingresos económicos por más de $3 millones (según un estudio liderado por Hoyt e Iniguez de 2008), señaló Wetlands International.

En los distritos de San Félix y Remedios, provincia de Chiriquí, organismos internacionales y autoridades ambientales panameñas ahora apuestan por el avistamiento de cetáceos, como parte de un proyecto que se lleva a cabo en Panamá desde hace tres años.

Se trata del proyecto de Protección de Reservas y Sumideros de Carbono en los Manglares y Áreas Protegidas de Panamá, que dentro de sus iniciativas capacita a los pescadores de Remedios y San Félix, sobre el avistamiento cetáceos.

Durante el mes que se impartió la capacitación se logró entrenar a veinte pescadores de la Cooperativa de Pesca del Puerto de Los Pinzones de San Félix, y de la Cooperativa de Pesca Artesanal de Remedios, explicó a La Estrella de Panamá Sander Carpay, coordinador de Resiliencia Urbana, Comunicaciones e Incidencia Política Wetlands International Latinoamérica y el Caribe.

Tanto San Félix como Remedios tienen acceso al golfo de Chiriquí, que según Carpay, es ‘el único lugar del país donde se puede observar la migración de cetáceos que viene del hemisferio norte y del hemisferio sur'. ‘A los cetáceos que vienen del hemisferio sur se les puede ver durante los meses de junio a diciembre; y los que llegan del hemisferio norte, de diciembre a abril. Sin embargo, la temporada más alta es en agosto y septiembre', dijo Carpay.

Las ballenas jorobadas migran cada año hacia las islas ubicadas dentro del mar territorial de la República de Panamá, especialmente en el litoral Pacífico.

‘EL AVISTAMIENTO DE CETÁCEOS FORTALECE LA RESILIENCIA DE LAS COMUNIDADES ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO',

ANDRÉS FRAIZ,

TÉCNICO DE WETLANDS

Además de capacitar a los pescadores, también se les hará mejoras a sus embarcaciones y se les facilitará equipos, materiales y manuales con información, tales como las normas que regulan la actividad, como la distancia para realizar la práctica, que para los delfines es de diez metros y para las ballenas de 200 metros.

La resolución ADM/ARAP N°1 del 29 de enero de 2007 emitida en Gaceta Oficial es la que regula la actividad, pero según la ARAP este protocolo se encuentra en revisión. Actualmente, el Ministerio de Ambiente maneja este recurso.

Para Andrés Fraiz, oficial Técnico de Wetlands International, el desarrollo de actividades como el avistamiento de cetáceos representa una alternativa de ingresos económicos para los pescadores cuando la pesca disminuya por las situaciones de cambio climático.

‘El avistamiento de cetáceos fortalece la resiliencia de las comunidades costeras ante el cambio climático y previene la sobreexplotación pesquera', subrayó Fraiz, quien recordó que el proyecto de Protección de Reservas y Sumideros de Carbono se viene desarrollando en Panamá desde hace tres años.

Jorge Atencio, presidente de la Cooperativa de Pesca del Puerto de Los Pinzones de San Félix, agregó al respecto que ‘este proyecto va a ser beneficioso para los pescadores, porque no solo nos están enseñando sobre el avistamiento de cetáceos, sino a proteger y a cuidar nuestros recursos pesqueros y a mejorar nuestras embarcaciones. Será un apoyo económico para las familias de los pescadores de nuestra cooperativas'.

Wetlands International es una ONG que junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Ministerio de Ambiente (MIAMBIENTE) y la Autoridad de los Recursos Acuáticas de Panamá (ARAP) llevan a cabo un proyecto.

La iniciativa se lleva a cabo con una inversión de $3 millones procedentes de fondos alemanes.