Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Fútbol

Aplausos para un eliminado

Por segunda vez en su historia, la selección de Nueva Zelanda pudo jugar una Copa del Mundo. La primera y única había sido sobre suelo e...

Por segunda vez en su historia, la selección de Nueva Zelanda pudo jugar una Copa del Mundo. La primera y única había sido sobre suelo español en 1982, en la se goleada sin misericordia por Brasil, la Unión Soviética y Escocia.

Pero justamente ésta referencia es la que marca el ascenso del fútbol global y el de un país dominado por el rugby.

En el primer Mundial en África, Nueva Zelanda fue la única que tuvo que regresar a casa tras la primera fase sin perder un juego, convirtiéndose en la cuarta selección que queda eliminada de manera invicta después de Inglaterra en 1958, Escocia en 1974 y Camerún en 1982.

Tras esperar 28 años para volver a competir con las mejores selecciones del mundo, a Nueva Zelanda le tocó en Sudáfrica un grupo donde, por experiencia y nivel, era el equipo débil al lado de Paraguay, Italia y Eslovaquia.

Analizando a estos equipos, limitados pero concientes, es que se puede revelar la tendencia que se ha dado en el Mundial con las selecciones favoritas, que por subestimarlo terminan pasándola mal.

Con humildad y un plan claro, el técnico Ricki Herbert formó un plantel de jugadores jóvenes, con algunas estrellas, pero sobre todo, conciente de sus limitaciones, desventajas y reciente potencial.

Por esto es que aplaudo a los neozelandeses. Porque le hicieron frente a equipos duros, no intentaron hacer cosas que no saben y, por qué no, se dieron el gusto de quedar eliminados en una mejor posición que el campeón defensor, Italia.