Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Economía

Se inició la guerra de la telefonía celular

PANAMÁ. Comenzó la guerra de la telefonía celular, pero no solo en promociones comerciales, sino también por los espacios físicos.

PANAMÁ. Comenzó la guerra de la telefonía celular, pero no solo en promociones comerciales, sino también por los espacios físicos.

A solo pocas semanas de que ingresen al mercado local las empresa Digicel y Claro Panamá, ya la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), tuvo que intervenir para regular las instalaciones de las torres.

A través de un comunicado, la ASEP “ordena” que todas las empresas que instalen torres para el soporte de las antenas, deben compartir las infraestructuras para evitar la proliferación o duplicidad de las instalaciones en el país.

En caso de que no hayan acuerdos, la entidad podrá intervenir a solicitud de cualquiera de las partes. Cabe destacar que aunque el documento generaliza a todas las compañías que necesiten este tipo de construcción, es en el mercado de la telefonía celular que participarán nuevos servidores, pues las televisoras y las emisoras de radios ya cuentan con sus infraestructuras desde hace varios años.

ASEP alega que esta medida se tomó para garantizar la tranquilidad de la comunidad que ha expresado sus molestias por la proliferación de este tipo de estructuras, pues la población teme que esta tecnología provoque daños a la salud de la población y desmejore la vista estética del lugar.

Un vocero oficial de Digicel se limitó a responder que están evaluando cómo afectará la medida de la ASEP en el desarrollo de la red.

Los directivos de Cable & Wireless Panamá, S.A. consideran positiva la medida transitorias de la ASEP, pero advierten que estarán pendientes del llamado a Consulta Pública que se haga para establecer la normativa con carácter permanente, para realizar sus aportes y comentarios. Sin embargo, otras voces se han pronunciado.

Una fuente vinculada con el sector de la telecomunicación advirtió que esta norma representa nuevas dificultades para las empresas que están pronto a ingresar, pues ya han invertido en diseños, construcción y planificación para la preparación de las nuevas redes.

Aseguró que esta medida significa varios meses de retraso en el proceso, provocando que los operadores no pudieran estar listos al momento de dar el servicio, y no se descarta que la medida pueda provocar disputas legales que tomarían años.

La ASEP aseguró que las mediciones de los niveles de la emisiones electromagnéticas están dentro de los límites de referencia establecidos por la Comisión Internacional sobre la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes, que son 40.53 V/m para la banda celular.

NO TODO ES MALO

Pero no todo en la competencia es negativo, pues ya empezaron nuevas ofertas a los clientes.

Las empresas ya instaladas han anunciado las nuevas promociones y atractivos comerciales para mantener la fidelidad de la clientela.

Esto no ha pasado desapercibido ni para la ASEP ni para las otras nuevas empresas. La Autoridad por medio de un comunicado resaltó que una de esas ofertas de las operadores de celulares que ya operan fue enfocada en extender el período de vigencia de las tarjetas. Mientras la otra empezó con poner hasta 60 días de vigencia, y poco después anunció que nunca vence, su competencia la extendió a 365 días o el equivalente a un año.

Por lo menos, Digicel también está haciendo público lo que promete, aunque todavía no están operando. En una nota de prensa destacaron que desde que la empresa inició ha cobrado en los países donde opera el segundo exacto. Además esperan ofrecer unos 75 modelos diferentes de celulares.