Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Economía

No sé qué hacer con mi tierrita

C ada día son las más personas que tienen alguna finquita, terreno y lote en alguna parte de nuestro hermoso interior. Ya sea porque la ...

C ada día son las más personas que tienen alguna finquita, terreno y lote en alguna parte de nuestro hermoso interior. Ya sea porque la heredan o deciden invertir en la compra de ella. La pregunta es: ¿Qué hacemos allí? ¿Cómo le podemos sacar algún tipo de provecho?

Bueno, hay muchas alternativas que le pueden dejar buenos beneficios y satisfacción.

Lo primero es tener su tierra debidamente titulada. Los planos de la finca son indispensables para conocer sus medidas y linderos exactos, además de su topografía y elevaciones. Si no tiene planos, hay muchos idóneos que prestan el servicio a costos accesibles.

Luego de los planos o de manera simultánea es necesario conocer la vocación del terreno. Es básico hacer un estudio de suelo y así conocer los nutrientes que tiene la tierra y saber para qué tipo de rubro podría ser apta y para cuáles no. Entre las instituciones que prestan el servicio están el Idiap, Universidad Tecnológica, Mida etc. Cada rubro se desarrolla mejor en un tipo de suelo muy específico, y de allí, se dan los resultados en sus rendimientos de producción.

Luego del análisis de suelo, debe visitar la oficina del Ministerio de Desarrollo Agropecuario y solicitar una inspección al campo con alguno de los técnicos, quienes le podrán sugerir qué rubros podría usted producir allí por el suelo y demanda en los diferentes mercados.

Es bueno siempre profundizar la investigación del rubro a producir.

Es muy importante asesorarse con los expertos. Hay excelentes profesionales en las instituciones del gobierno y en la empresa privada con deseos de apoyar. También, y muy importante destacar la participación en las ferias nacionales como la feria de Azuero y David, entre otras, donde están expositores expertos en los temas del agro. Por otro lado, están las ferias internacionales y misiones comerciales que organiza el Ministerio de Comercio. Aquí lo más importante es tener comprador para lo que se vaya a producir.

Debemos tener claro que hay que producir, y que esa es la clave para la autosuficiencia. Por ejemplo, por cada fruta, grano básico, producto avícola que usted produzca será por ende un producto menos que tendrá en su lista al hacer sus comprar en el supermercado. Usted puede producir cítricos como limones o naranjas; granos como maíz; frutas como la papaya, mangos, granadilla, guayaba, entre otros. Así mismo, hay interesantes oportunidades para criar animales como ovejas, cabras, conejos pintados, etc. cuya carne es muy exclusiva y es pagada a precios muy atractivos en los restaurantes de las principales ciudades de nuestro país.

Ahora, desde el punto de vista financiero, hay que apoyarse en la banca de fomento que apoya al agro como el BDA y BNP. Sugerimos siempre segregar en varias parcelas su propiedad y dar solo en garantía al banco lo que sea justo, necesario y no más de ello. Así, usted tendrá activos disponibles en caso de cualquier eventualidad o imprevisto.

Vaya poco a poco, la agricultura puede ser una actividad muy noble, pero también riesgosa. Siempre utilice los seguros agropecuarios. Trabaje tranquilo y seguro y mantenga siempre su póliza al día.

Por último y a otro nivel están las oportunidades para el agroturismo. Es decir, desarrollar y ofrecer alguna actividad que resulte atractiva para los visitantes, tanto locales como extranjeros. Entre ellas, paseos a caballo por el campo o la playa, caminatas o senderismo, avistamiento de aves, ordeño, trapiche, entre muchas más. Usted puede invertir en algunas habitaciones sencillas, pero cómodas y con actividades en el campo. Siempre habrá quien disfrutará el compartir con la naturaleza y estará dispuesto a pagar por este servicio.

Cualquier actividad en la que usted decida incursionar en el sector agropecuario, estará siempre acompañada de la magia y el extraordinario ambiente que solo ofrece el campo. Cada día será más la necesidad de las personas de salir del tráfico y bullicio de la ciudad que posiblemente lo visiten en su proyecto en el campo.

El mensaje aquí es volcarnos a producir la tierra y hacernos autosuficientes. Producir la mayor cantidad posible de los alimentos que consumamos. Con que solo produzcamos algún rubro, por poco que sea, ya será un gran paso en nuestras vidas y en el camino a la autosuficiencia de nuestro país.