Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Economía

Niños, libres de las cosechas

Café de Eleta se ha esforzado por retirar de su mano a infantes. Han elaborado programas educativos que le ofrezcan un desarrollo integral

La participación de los niños en la cosecha cafetalera es considerada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como una de las peores formas de trabajo infantil. Pero esta es una práctica muy común entre las comunidades indígenas

Hace diez años, tras un informe de la OIT que indicaba que en Panamá 21,358 niños de edades entre los 4 y 14 laboran en diversas actividades, Casa Esperanza se dedicó a identificar dónde y cuáles eran las condiciones de estos menores de edad en las zonas cafetaleras.

De esa forma, la ONG llegó a Finca Café de Eleta, donde inició trabajos para crear conciencia acerca de este flagelo. Es ahí cuando la empresa pone en marcha el programa ‘Escuelita Café de Eleta', con el objetivo de sensibilizar, educar, aportar buena nutrición, salud y recreación. Cada una de estas actividades va de la mano de Casa Esperanza.

Con un aporte de $33,000, en la finca se ha logrado sacar de las labores de recolección a unos 825 niños.

Hoy sigue siendo uno de los grandes retos de Café de Eleta evitar que mano de obra infantil se sume a su grueso de trabajadores. Es que unas 100 familias, ingresan cada a ño sus filas, en su mayoría provenientes de la provincia de Bocas del Toro. Estos grupos se movilizan sin separarse de sus hijos.

Los indígenas llegan a las finca cafetaleras con el objetivo de recolectar la mayor cantidad de granos, de forma que así puedan recibir el mayor ingreso posible para poder vivir el resto del año. Así mismo, los cafeteros requieren de un grueso bloque se personas para que se pueda cumplir con el tiempo adecuado y no se eche a perder el grano.

==========

‘ Desde 2011 existe formalmente en la empresa una Coordinadora de Responsabilidad Social que le da seguimiento a este programa'.