Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Economía

El 2016, ‘año durísimo' para Ecuador: Correa

El presidente Rafael Correa achaca las afectaciones económicas del país al desplome del precio del petróleo y el terremoto del 16 de abril

El 2016, ‘año durísimo' para Ecuador: Correa
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante una visita a Panamá, en abril del año pasado.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó este martes el 2016 como un ‘año durísimo' para la economía local, por el desplome del precio del petróleo y el devastador terremoto de 7.8 grados Richter del 16 de abril que azotó la costa norte del país.

‘Considero que pocas veces en la historia el país ha vivido un año tan duro', dijo Correa durante la inauguración de una nueva zona comercial en la localidad de Tarqui, zona cero del terremoto, ubicada en el centro de la ciudad costera de Manta, en la provincia occidental de Manabí.

El mandatario destacó que las afectaciones económicas siempre se superan, así como lo material, en alusión a la gran devastación que dejó el terremoto, y aseguró que ‘ya estamos superando esa dura realidad económica'.

‘POCAS VECES EN LA HISTORIA, EL PAÍS (ECUADOR) HA VIVIDO UN AÑO TAN DURO',

RAFAEL CORREA

PRESIDENTE DE ECUADOR.

Correa apuntó que las dificultades para la dolarizada economía local empezaron con el desplome de los precios del petróleo, principal producto de exportación del país, y la apreciación del dólar, moneda que se adoptó en 2000 tras la grave crisis económica e inflacionaria de 1999.

‘Qué difícil que ha sido este año, pero insisto, lo menos importante es lo económico, lo material, siempre se puede seguir adelante; ya hay claros signos de recuperación de la economía', indicó.

‘El 2017 será mucho mejor, dejaremos una economía en crecimiento estable para el futuro gobierno', que se elegirá en las elecciones del próximo 19 de febrero, añadió Correa, quien terminará su tercer mandato en mayo de 2017 tras 10 años en la Presidencia.

Según el mandatario, el gobierno ha logrado sortear las dificultades económicas derivadas de choques externos. ‘La historia sabrá reconocer que lo hemos hecho extremadamente bien', apuntó tras señalar que en 1999 con la moneda nacional, el neoliberalismo y la partidocracia hicieron colapsar el país.

Correa resaltó que este año Ecuador tuvo costos derivados de las dificultades económicas ‘pero tratamos de que no caigan en los más pobres, en las grandes mayorías'. ‘En 1999 congelaron nuestros depósitos, (hubo) millones de migrantes, para salvar a los bancos, ahora son los bancos que se quejan. ¡Qué bien!, ahora los paquetazos son para los bancos; la ayuda, para las grandes mayorías', subrayó.

Correa recordó varios sucesos que dejaron muertes, entre ellas, las de 671 personas que fallecieron en el terremoto de abril pasado, cuyas pérdidas materiales ascienden a $3,444 millones.