La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Economía

Cobre Panamá desconoce cómo pagará el 2% al Estado

La empresa ha invertido unos $6,300 millones y estima ventas brutas por el orden de $2,176 millones anuales. Sin embargo, el 2% de regalías para el Estado aún no tiene una periodicidad de pago definida

Como parte del proyecto Cobre Panamá se construyó el puerto internacional de Punta Rincón, en Colón.

A inicios de 2019, la canadiense First Quantum Minerals LTD. podría iniciar la producción de concentrado de cobre en la mina ubicada en el distrito de Donoso, provincia del Colón; no obstante, la empresa aún no define con qué regularidad pagará al Estado el 2% de regalías pactado durante los 20 años iniciales de la concesión.

Cobre Panamá se rige con la Ley 9 de 1997, misma base legal que tenía Petaquilla Gold.

La empresa que invertirá $6,300 millones explicó a La Estrella de Panamá que para conocer el porcentaje de la regalía primero se debe definir el precio del metal, que ‘se establece en el mercado internacional abierto, y se fija por las fuerzas normales de oferta y demanda. Ninguna compañía o país controla el precio'.

Voceros de la empresa explicaron que el precio actual del cobre puro en el mercado es de alrededor de $6,800 por tonelada. Siendo así, en base a las 320,000 toneladas que se espera producir por año, el ingreso bruto sólo en venta de concentrado de cobre se calcula en $2,176 millones, antes de los costos de producción, transporte y fundición.

Aun así, la empresa aclaró que las regalías van a depender en gran medida del precio del cobre, y marginalmente también de los precios del oro y el molibdeno (minerales que se encontrarán en menor proporción dentro del concentrado de cobre, y que no se descarta que se puedan explotar en alguna medida.)

Extraoficialmente se conoció que el 2% se podría establecer durante el primer trimestre del 2019, luego de iniciada la exportación del concentrado de cobre.

Además, Cobre Panamá pondrá en marcha una planta termoeléctrica, que ya está interconectada con Llano Sánchez, en Aguadulce, para vender al Estado la energía remanente después de autoabastecer el proyecto.

El proyecto también cuenta con un puerto en pleno funcionamiento, donde desembarcan todos los materiales que compran y desde donde saldrá toda la producción a las compañías destinatarias que pagan por el concentrado para convertirlo en cobre puro y luego volver a venderlo.

Así, el concentrado de cobre irá a fundidores en Corea, Estados Unidos, Canadá, China, India y otros lugares, y de allí a todos los otros mercados del mundo.

La minera, que hasta el momento cuenta con el puerto de embarque, el área de producción con ocho molinos y la planta de generación eléctrica térmica, reveló que China es el mayor usuario de cobre en el mundo, debido a la manufactura de tecnología. Las personas, de manera individual, también pueden comprar y vender cobre en la Bolsa de Valores de Toronto (Canadá), pero la compañía no está directamente involucrada en el proceso de venta.

La empresa tiene actualmente unos 10,000 trabajadores, de los cuales el 25% son extranjeros, informaron voceros de la empresa. Este número se reducirá a unos 3,000 trabajadores una vez culminada la construcción y se ponga en marcha el proyecto.

Plan de cierre de la mina

Entre 2015 y 2017, la minera ha invertido más de $28.1 millones en restauración y conservación de bosques y fauna del país, según sus voceros.

Una vez completada la extracción del cobre, el plan de cierre de la mina establece un carácter conceptual que se divide en tres sub-fases: cese temporal de operaciones, cierre y rehabilitación progresivo, y cierre y rehabilitación final.

El proceso incluye desde el desmantelamiento de las infraestructuras hasta la restauración ecológica. Esto comenzará aproximadamente a partir del año 2059.

Sin embargo, las acciones de rehabilitación y restauración se realizan de manera continua, es decir, una vez las áreas desarrolladas llegan a su fase final de avance, un equipo multidisciplinario (que incluye zoólogos, geólogos, biólogos, botánicos e ingenieros forestales, entre otros) se encarga de restaurar el área y realizar mejoras científicas en dichos procesos. Esto bajo los estándares de la legislación ambiental panameña y las directrices de medio ambiente, salud y seguridad de la Corporación Financiera Internacional.