Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Economía

Banca con menos espacio para préstamos a causa de la ley de moratoria

En una misiva enviada al presidente de la Asamblea Nacional, la Asociación Bancaria advierte de las afectaciones al sector luego de la aprobación del proyecto de ley 287 que posteriormente sancionó el Ejecutivo

La Asociación Bancaria de Panamá (ABP) alerta que ante la sanción de la Ley 156 del 30 de junio de 2020, que dicta medidas económicas y financieras para contrarrestar los efectos de la covid-19 y la falta de pago de los préstamos bancarios que alcanzan saldos de casi $27,000 millones, la banca tendrá menos espacio para otorgar préstamos para la recuperación de la crisis económica.

La inyección de $500 millones para préstamos es solo una fracción de lo que está en moratoria; los bancos serán más conservadores al otorgar préstamos a empresas que necesiten liquidez.Archivo | La Estrella de Panamá

La entidad envió una carta al presidente de la Asamblea Nacional, Marcos Castillero, en cuyos primeros párrafos hace saber a los diputados sobre la importancia en las actuaciones de quienes han sido distinguidos para dirigir el Estado. Afirma que el sector bancario es clave para la recuperación de la crisis económica por la que atraviesa Panamá y su responsabilidad es “advertir de las consecuencias negativas para el país que tendrán varios proyectos de ley, particularmente el 287 (sobre la moratoria bancaria). La confianza de 2.5 millones de ahorristas, nacionales e internacionales, y la capacidad de los bancos para ayudar a sostener a las empresas, y ayudar con créditos a la recuperación económica se verán afectadas”.

“La ley hace esa moratoria muy inflexible, lo que obliga a los bancos a ser mucho más conservadores”, indicó Carlos Berguido, miembro de la ABP. Además, reiteró que la banca garantizará la integridad de los depositantes, “como el más sagrado deber de custodiarlos”, citando la amplia trayectoria del sector bancario en Panamá con 116 años de historia.

La línea de crédito que estableció el Gobierno Nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que es de $515 millones, será un respaldo al sistema bancario para cualquier contingencia eventual que resulte de la desaceleración de la economía. Se establecerá, además, un programa que permita a los bancos tener acceso a liquidez ante necesidades transitorias. “No es un fondo de salvataje. No es un fondo de capital de trabajo. Es un fondo de liquidez para asistir en la eventualidad que existan necesidades transitorias de liquidez”, indicó previamente a La Estrella de Panamá, Amauri Castillo, superintendente de Bancos de Panamá.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó una solicitud financiera de Panamá por $515 millones para satisfacer las necesidades urgentes de la balanza de pagos derivadas del estallido de la pandemia. Se trata de un fondo de liquidez para asistir en la eventualidad que haya necesidades transitorias de liquidez de la banca. Con la misma tónica, el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA, por sus siglas en inglés), un ente del Banco Mundial (BM), negocia directamente con el Banco Nacional una línea de $500 millones más. La totalidad de este fondo, $1,000 millones, se pretende trabajar a través de un fideicomiso entre el Ministerio de Economía y Finanzas, la Superintendencia de Bancos y el Banco Nacional.

Sin embargo, la inyección de $500 millones destinados para préstamos es solo una fracción de lo que está en moratoria, de manera que arrinconará a los bancos a ejercer una política mucho más conservadora a la hora de aflojar los préstamos para las empresas que necesiten liquidez para salir de la crisis.

En la carta, fechada el 1 de julio, la asociación lamenta el comportamiento de los diputados durante la discusión del proyecto de ley No. 287, que contemplaba la moratoria en los préstamos hasta diciembre 2020, y en la cual “algunos diputados fueron decidida e indudablemente irrespetuosos en varias de sus expresiones sobre los bancos y por extensión sobre los 26,000 mil colaboradores que laboran en ellos. Inclusive se citaron datos o cifras significativamente erróneas, cuya enorme falta de veracidad nos hace dudar de las verdaderas intenciones de quienes las presentaron”.

La misiva especifica que la Asociación Bancaria de Panamá empeñó su palabra al anunciar ante el país, desde el Palacio de las Garzas, el pasado 4 de mayo, un acuerdo para extender los alivios bancarios hasta el 31 de diciembre. “Esa palabra se cumplirá, al pie de su letra y espíritu. La mejor evidencia de ello la constituyen los más de un millón de clientes bancarios, con préstamos que superan en saldo los $26,000 millones que se han beneficiado con moratoria de pago desde marzo, sin ley que les obligara”, se lee en la misiva.

Finalmente, solicita a Castillero la lectura de la nota en el pleno legislativo, como un gesto sincero de acercamiento, que propicie el debate de altura, respetuoso y bien informado, en busca de mejores ideas para el bien de los panameños.