Temas Especiales

30 de Jun de 2022

Economía

A mayor tecnología, más información

Las últimas novedades en tecnología están dejando atrás a equipos cuya vida útil eran de décadas, a aquellos con obsolescencia programada

No es que todo esté inventado, pero en los últimos años, dejamos atrás los avances tecnológicos aplicados a la producción de artefactos eléctricos para mejorarlos y hacerlos más sofisticados, prestando atención en el ahorro enérgico, cuidado del medio ambiente, facilidad de operación, ahorro de tiempo y espacio, entre otros, haciéndolos más automatizados y eficientes.

Además, las últimas novedades en tecnología están dejando atrás a equipos cuya vida útil eran de décadas, a aquellos con obsolescencia programada, lo cual en otrora resultaba molestoso para el consumidor y ahora ya hemos aceptado so pretexto de renovarlos cada vez que sale al mercado el nuevo modelo, solo para estar a la vanguardia tecnológica. Y ya que establecieron publicitariamente esta necesidad en el comercio, las marcas compiten por estar un paso adelante en tecnología, para lograr mayores ventas.

Sin embargo, esto no ha hecho más que dar inicio a tendencias tecnológicas cargadas de viejos conocidos que están evolucionando hacia detalles modernos, casi todos relacionados con el trabajo profesional o doméstico. Sin dudas estamos ante un ecosistema de computación y comunicación que aumenta la realidad con información, eficiencia e inteligencia recopiladas en las yemas de nuestros dedos, que con solo un toque el trabajo está hecho.

Ahora bien, pese a la gran variedad de avances tecnológicos debemos cuestionarnos como consumidores, que tanto hemos avanzado para obtener el provecho de estos artículos. Si bien, constituyen herramientas y avances enfocados a seguir impulsando la digitalización y aumentar la eficiencia y el aprovechamiento del escaso tiempo del que disponemos para dedicarle a las labores domésticas, seguimos siendo los mismos consumidores que no leemos, no comparamos y consumimos emocionalmente, impulsados por la competencia de tener lo último en tecnología.

Cambiar como consumidor resulta importante, pues la adopción de los entornos digitales se ha convertido en algo clave para el propio uso de éstos equipos y es precisamente allí donde se cumplen con los derechos del consumidor, ¿cómo estar informado si no leemos las características del producto?

Algunas realidades han cambiado, los manuales de uso por ejemplo lo podemos descargar del internet en el idioma que necesitamos, dejando de entregar el manual impreso (para ayudar al medio ambiente) o en disco compacto. Hoy en día incluso puede ver los videos sobre el uso del equipo por internet con lo cual se informa cómo evitar riesgos o peligros para la vida, la salud o la seguridad física.

Al adquirir una lavadora nueva, una consumidora fue víctima de esa inobservancia, tras colocar inicio de función la misma daba vueltas a la ropa sin agua, reclamó por daños y antes de que recibiera la visita técnica, al leer el manual se percató que la lavadora tenía una báscula para pesar la ropa y programar cuanto usar de agua, jabón y enjuague.