Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Internacional

Presidenta de Brasil critica duramente huelga de policías en Bahía

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, criticó duramente el jueves la huelga de policías en el estado de Bahía (noreste) en vísperas ...

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, criticó duramente el jueves la huelga de policías en el estado de Bahía (noreste) en vísperas del Carnaval, y rechazó una amnistía a miembros de las fuerzas de seguridad que cometieron actos "contra las personas y el orden público".

"En una democracia son legítimas las reivindicaciones, pero hay formas de reivindicar. No considero que el aumento de los homicidios en las calles, quemar autobuses, entrar encapuchados en buses sea una forma correcta" de protestar, afirmó Rousseff.

La presidenta también garantizó que el gobierno intervendrá en cualquier estado que lo pida si se repitiera esa situación, tal como hizo en Bahía, adonde mandó fuerzas militares para garantizar la seguridad.

La huelga policial iniciada hace 10 días provocó una ola de saqueos, robos y homicidios en la capital de Bahía, Salvador, en vísperas de la mayor fiesta de Brasil, el Carnaval, que atrae a miles de turistas.

Más de 200 policías armados ocuparon durante nueve días el Parlamento local, que fue desocupado pacíficamente este jueves.Para terminar con la huelga a la que se estima adhirieron un tercio de los 31.000 policías militares del estado, los agentes reclaman amnistía para sus cabecillas, además de un aumento salarial.

Policías requeridos por la justicia "por actos ilícitos, por crímenes contra el patrimonio, contra las personas y el orden público, no pueden ser amnistiados, sino (Brasil) se convertiría en un país sin reglas", afirmó Rousseff en declaraciones a periodistas.

La presidenta evocó la posibilidad de que las protestas puedan extenderse a otros estados donde la policía reclama aumentos salariales.

El Parlamento estatal de Rio de Janeiro aprobó el jueves un aumento de sueldos a los policías militares, bomberos y guardias de cárceles, ante el temor de una huelga a una semana del Carnaval.