Temas Especiales

29 de Oct de 2020

América

Cero avances en la ‘Zona Cero’

PANAMÁ. A las 8:45 a. m. del 11 de septiembre de 2001, el mundo vio como aviones controlados por terroristas se estrellaban contra las...

PANAMÁ. A las 8:45 a. m. del 11 de septiembre de 2001, el mundo vio como aviones controlados por terroristas se estrellaban contra las Torres Gemelas en Nueva York. Minutos más tarde los edificios se derrumbaron, llevándose consigo la vida de casi tres mil personas.

Ocho años después, las obras de reconstrucción del World Trade Center (WTC) se encuentran prácticamente paralizadas. Hasta el momento, sólo la estructura de acero de una de las cuatro torres de oficinas previstas se eleva por encima del nivel del suelo.

Hoy, durante los actos de conmemoración, los más de 64 mil metros cuadrados que constituyen la llamada “Zona Cero” se mostrarán a Estados Unidos y el mundo con escasos cambios respecto al aniversario de 2008.

En el sitio donde yacían las Torres Gemelas y otros edificios del antiguo World Trade Center, los planes de construcción a futuro son cuatro rascacielos, incluyendo One World Trade Center, antes conocida como la Torre de la Libertad, que se supone será del tamaño de una de las extintas Torres Gemelas, pero con una antena mucho más alta. 7 World Trade Center, un edificio en frente de la Zona Cero, fue completado en 2006 pero continua vacío.

En la Zona Cero también esta previsto construir un monumento y un museo, con piscinas reflectantes construidas sobre las huellas de las Torres Gemelas, y un centro de visitantes y de transporte subterráneo.

Sin embargo, las obras han sido cambiadas, detenidas, y pospuestas más de una vez a través de los años debido a las constantes peleas entre políticos, burócratas, arquitectos, familiares de las víctimas y otros protagonistas ocasionales. Además, destacan los problemas presupuestarios y políticos que alejaron al nuevo WTC de la idea original.

LA DISPUTA

Larry Silverstein, el promotor, quien firmó un contrato de 99 años para el complejo del antiguo World Trade Center dos meses antes de ser destruida, dice que la Autoridad Portuaria debe garantizar sus préstamos bancarios debido a que los reiterados retrasos de ésta le obligó a perderse el boom del mercado inmobiliario.

La Autoridad Portuaria ha dicho repetidamente a medios locales estadounidenses que le va a dar prioridad a los proyectos de transporte masivo (el metro) sobre los intereses de Silverstein.

A este choque se le une la promesa del ex alcalde Rudolph Giuliani, quien después de los ataques estableció que el sitio debe seguir siendo un monumento a las víctimas; las peleas de Silverstein y sus aseguradores en los tribunales por lo mucho que le debían; las disputas sobre el diseño, el cual se suponía que sería en espiral, pero al que se oponían los arquitectos de Silverstein; en fin, un sinnúmero de razones por la cual en vez de cuatro edificios erigidos en la Zona Cero, los neoyorquinos verán hoy los cimientos de una obra que debería pero no ha logrado ser.

PROYECCIONES

Los promotores y la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, esperan que el One World Trade Center, el monumento y el museo estén listo para el 2013. La estación de metro, también destruida durante el atentado, debe estar construida antes de 2014.

Menos cierto es el futuro de los tres ot ros rascacielos en construcción.

Larry Silverstein, el promotor, y la Autoridad Portuaria están a la espera de los árbitros para resolver su último enfrentamiento sobre la financiación y los retrasos.

Pero una salida del estancamiento en las negociaciones no promete ser el último problema de Silverstein y la Autoridad Portuaria. Dada la crisis inmobiliaria, el 7 World Trade Center, el único edificio levantado aún, tiene oficinas sin alquilar o comprar. Y los otros edificios, que ni siquiera han comenzado a construirse, han visto caer a los potenciales compradores del millón de metros cuadrados de oficina s que albergarán.

SÍMBOLO DE LA RECUPERACIÓN

Al fin de cuentas, la reconstrucción del World Trade Center debía simbolizar la resiliencia de los Estados Unidos a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

A los ocho años del atentado, lo único concreto son las interrogantes sobre si algún día, finalmente, se podrá concluir el ambicioso proyecto que ocupará el lugar de las Torres Gemelas y así poder homenajear, una vez por todas, a las víctimas de la tragedia.