Temas Especiales

09 de Mar de 2021

América

Una isla pequeña, pero polémica

LA HAYA. Costa Rica acusó a Nicaragua de estar causando un ‘daño irreparable’ en la isla fluvial fronteriza, al justificar ayer lunes an...

LA HAYA. Costa Rica acusó a Nicaragua de estar causando un ‘daño irreparable’ en la isla fluvial fronteriza, al justificar ayer lunes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) su pedido de medidas cautelares en la zona.

‘Queremos que la Corte nos dé la razón, pensamos tener pruebas suficientes’, declaró el agente de Costa Rica ante la CIJ, Edgar Ugalde-Alvárez poco antes del inicio de la audiencia, presidida por Peter Tomka. ‘Grande o pequeño, se trata de un territorio de Costa Rica y el derecho internacional debe reconocerlo’, añadió. ‘Nicaragua sigue causando un daño irreparable a Costa Rica’, afirmó el agente en el primer turno de palabra.

‘En estas circunstancias, son necesarias nuevas medidas, en particular para prevenir un prejuicio irreparable adicional sobre los derechos soberanos de Costa Rica y, en consecuencia, para evitar la imposición de un hecho consumado para todos nosotros’, añadió, antes de proceder a mostrar mapas e imágenes sobre la presunta colocación de caños entre la isla y el fronterizo río San Juan.

TERRITORIO EN POLÉMICA

El área en disputa es una isla fluvial de apenas 3 km cuadrados en el extremo este del San Juan, llamada Isla Portillos por Costa Rica y Harbour Head por Nicaragua, un área declarada de interés mundial por la Convención Ramsar, de protección de humedales.

DECLARACIONES DE COSTA RICA

Durante su exposición, el profesor de derecho internacional y consejero de Costa Rica, Marcelo Kohen, insistió en la necesidad de tomar medidas cautelares a la espera de la decisión final.

‘Sin las medidas solicitadas, Costa Rica recibirá cuando la Corte dictamine sobre la cuestión de fondo, un territorio cuya configuración, en el mejor de los casos, habrá sido sustancialmente modificado y parcelado y, en el peor, tendrá parte de su superficie sumergida de forma irremediable bajo las aguas del río San Juan’, señaló.

La Convención Ramsar estipula, según recordó, que la zona es ‘de gran valor económico, cultural, científico y recreativo cuya desaparición sería irreparable’.

Costa Rica sostuvo que, aunque La Haya ordenó a los dos países mantenerse fuera del área e impedir el ingreso de civiles o militares, Nicaragua envió maquinaria para abrir dos canales artificiales, causando grave daño ambiental en la zona, un humedal protegido.

NICARAGUA HABLARÁ HOY

Nicaragua, que expondrá su posición hoy martes, proclama su soberanía histórica sobre el territorio en litigio, niega haber violado la orden de la CIJ y acusa a Costa Rica de orquestar una campaña en su contra.

Su agente y embajador ante los Países Bajos, Carlos José Argüello Gómez, consideró ayer que Costa Rica estaba dramatizando la situación.

‘Es una situación muy cambiante y muchos de los canales mostrados por Costa Rica como pruebas son en realidad naturales, dijo. ‘Allá basta con poner una pala en el suelo y se obtiene un caño’, declaró.

Por eso, consideró que ‘no hace falta tomar medidas adicionales como las que reclama San José’.

CONFLICTO

Las tensiones estallaron en octubre de 2010, cuando Costa Rica, que abolió el ejército hace 64 años, acusó a Nicaragua de invadir la pequeña isla. Managua lo niega y sostiene que ese territorio históricamente le pertenece.

Un año después y argumentando severos daños ambientales en el San Juan, Nicaragua acusó a Costa Rica ante la CIJ por la construcción de un camino paralelo al río, de soberanía nicaragüense y en la que los costarricenses tienen derechos de navegación según tratados bilaterales.

La disputa subió de tono en agosto, cuando Ortega amenazó con reclamar ante la CIJ la limítrofe provincia de Guanacaste, que ocupa el 20% del territorio costarricense, al que se adhirió hace 190 años y que Nicaragua afirma que le fue arrebatada.