Temas Especiales

15 de Apr de 2021

América

Guatemala enfrenta la tercera ola de covid-19 con aglomeraciones en Semana Santa

Las largas filas de autobuses y transporte público con dirección a la costa sur del país y el denso tránsito de automóviles en las salidas de la capital guatemalteca ha dejado en manifiesto este miércoles

Una mujer recibe una vacuna contra la covid-19 el 10 de marzo de 2021, en el campo polideportivo del barrio Gerona, en Ciudad de Guatemala
Una mujer recibe una vacuna contra la covid-19 el 10 de marzo de 2021, en el campo polideportivo del barrio Gerona, en Ciudad de GuatemalaEFE

Guatemala se enfrenta con la tercera ola de la covid-19 tras un año de pandemia en medio de la Semana Santa, con aglomeraciones en las iglesias y miles de personas este miércoles en camino a las playas y centros turísticos del país centroamericano.

Las largas filas de autobuses y transporte público con dirección a la costa sur del país y el denso tránsito de automóviles en las salidas de la capital guatemalteca ha dejado en manifiesto este miércoles la intención de miles de guatemaltecos de salir en busca de puntos turísticos o volver a sus poblados natales.

El Ministerio de Salud había establecido que no más de 100 personas podrían estar al mismo tiempo en "centros turísticos y parques acuáticos", como playas o ríos y lagos, pero desde el fin de semana inicial de la Semana Santa fue evidente el incumplimiento de restricciones.

Cada año, con excepción de 2020 por la pandemia, miles de guatemaltecos viajan masivamente a las playas en el océano Pacífico y Atlántico como parte de las vacaciones de la Semana Santa.

Con 193.834 casos positivos y 6.823 muertes a cuestas, las autoridades sanitarias del país centroamericano han advertido en las últimas dos semanas de la crecida de contagios y aglomeración hospitalaria de pacientes con coronavirus, en la que se anticipa como la tercera ola de la enfermedad.

Las disposiciones "transitorias y obligatorias" del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social para la contención y prevención del incremento de contagios de la covid-19 han sido rebasadas por la efervescencia social, principalmente en playas y centros de descanso.

La semana pasada, la ministra de Salud Pública, Amelia Flores, aseguró que daría un "voto de confianza" a la población para hacerse "responsable" de cuidarse y subrayó que ir a pasar una Semana Santa con sus familias "puede ser lo peor que podamos hacer en el año".

El presidente, Alejandro Giammattei, dijo el también este martes que si bien los hospitales "no están colapsados", sí "hay una cantidad de gente que está llegando ya muy tarde, porque piensan que es un resfrío y se pueden quedar en su casa".

El mandatario pidió a la población que "cuando se sientan mal, que tengan tos, que tengan fiebre, dolor de cuerpo y de garganta, vayan al centro de salud porque en ese momento nosotros les regalamos el kit para que se puede prevenir que se desarrolle la enfermedad y se vuelvan graves".

El mandatario aseguró que se está "viendo gente que se está tardando en llegar a los hospitales o principiar los tratamientos y tenemos mucha gente con máscaras de oxígeno para poderles mantener con vida".

CASOS EN ASCENSO

Según la directora de Epidemiología del Ministerio de Salud, Lorena Gobern, antes de Semana Santa la ocupación hospitalaria a nivel nacional ascendía al 51 %, "pero va en aumento" y enfatizó que en algunos departamentos los porcentajes de pacientes moderados y severos continúan al alza.

Gobern precisó que en pacientes severos la ocupación en el departamento central de Guatemala alcanzó un 105 %, mientras que en Retalhuleu (sur) ronda el 300 % de la capacidad, en Suchitepéquez (sur) el 200 % y en Quetzaltenango (oeste), el 137 %.

Guatemala es el país de Centroamérica con más fallecidos por la covid-19 con casi 7.000 decesos contabilizados en un año de pandemia, pero un estudio de la organización no gubernamental Laboratorio de Datos calculó este mes que existe un subregistro y que la cifra de muertes por el virus es superior a 15,000.