Temas Especiales

18 de Jun de 2021

América

“Destitución de jueces de El Salvador fue una decisión popular”

El politólogo Harry Brown aseguró que los nuevos nombramientos van a responder a las demandas del presidente Nayib Bukele y poco fuerza tendrá la frase "limpiar la casa"

El presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, Ernesto Castro, juramenta a miembros de la nueva Junta Directiva
El presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, Ernesto Castro, juramenta a miembros de la nueva Junta DirectivaEFE

El Salvador vive un intenso momento político, luego que en la primera sesión de la Asamblea Legislativa, con mayoría del partido del presidente Nayib Bukele, votara para destituir a los jueces de la Sala Constitucional y al fiscal general, Raúl Melara.

La comunidad internacional ha mostrado su preocupación por la crisis institucional y piden que se salvaguarde la “democracia”.

Para el politólogo Harry Brown “la destitución de los jueces de El Salvador fue una decisión muy popular demandada por el pueblo salvadoreño, pero al mismo tiempo lesiona la intencionalidad democrática”.

Aseguró que los nuevos nombramientos de los jueces “van a responder a las demandas de la mayoría según la interpretación que hace de esa mayoría el presidente Bukele”.

A través de sus redes sociales, el presidente de El Salvador señaló que “la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, por parte de la Asamblea Legislativa, es una facultad incontovertible expresada claramente en el artículo 186 de las Constitución de la República”.

“Según la Constitución, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) podrán ser destituidos por la Asamblea Legislativa por causas específicas, previamente establecidas por la ley”, sostuvo Bukele.

Por lo tanto, el mandatario se refirió a los hechos diciendo que estaban “limpiando la casa”.

“A nuestros amigos de la Comunidad Internacional: Queremos trabajar con ustedes, comerciar, viajar, conocernos y ayudar en lo que podamos. Nuestras puertas están más abiertas que nunca. Pero con todo respeto: Estamos limpiando nuestra casa. ...y eso no es de su incumbencia”, escribió el mandatario.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de Panamá, el magistrado Luis Ramón Fábrega dijo que "nuestro país y El Salvador tienen un sistema de gobierno similar, es decir; el poder público emana del pueblo y se ejerce a través tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, que actúan de forma independiente, pero que deben articular armónicamente entre ellos, tal como establece la Constitución. Uno no es más que el otro y, el Poder Judicial viene a constituirse en esa balanza entre los otros dos".

"Los jueces y fiscales no pueden ser destituidos por ejercer sus atribuciones y, mucho menos, violentando sus garantías constitucionales y legales, so pretexto de imputarle al Poder Judicial, el obstaculizar las funciones de otro Órgano del Estado, por interpretar y aplicar correctamente la ley", destacó Fábrega en un comunicado.

Al menos unas 200 personas, entre estudiantes, feministas y comunidad LGTBI, se concentraron  para cuestionar la forma en la que se dieron las destituciones y acusar al mandatario de "autoritario" el fin de semana pasado, reportó EFE.

"Por lo que estamos peleando no es por ningún magistrado o fiscal. Estamos peleando por una división de poderes, porque se puede dar una concentración del poder y la toma arbitraria de decisiones", dijo uno de los manifestantes.

El rol del populismo

Sobre las catalogaciones que se han dado del posible autoritarismo del presidente de El Salvador, el politólogo aclaró que el presidente no es autoritario sino un populista.

Brown expresó que Bukele utiliza el populismo porque sabe que es una lógica política para crear poder generando mayorías y dividiendo a la sociedad en dos partes: elites corrompidas enfrentada a un pueblo virtuoso que ha sido traicionado por esas elites. "Por lo tanto, el papel del líder populista, en este caso Bukele, va a reparar ese daño que ha hecho la elite corrompida al pueblo salvadoreño", comentó. 

“Una definición clara es la utilización de la frase: Estamos limpiando la casa, clásica de todos los líderes populistas para decir que van a poner orden”, indicó el politólogo.

Por las medidas que está implantando el presidente de El Salvador, Brown cree firmemente que este podría buscar la opción de modificar la Constitución para reelegirse.

“La experiencia que tenemos con otros líderes populistas nos hace pensar que eso es muy posible porque una nueva correlación de fuerza de que ese país necesita nuevas reglas del juego, entonces, aunque la Constitución actual de El Salvador supuestamente impide ser reformada, la mayoría arroyada que cuenta el presidente Bukele haría muy difícil impedir la promulgación de una nueva Constitución si esa mayoría lo desea”, advirtió el politólogo.