Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Mundo

Los rebeldes de Alepo pierden su principal vía de abastecimiento

Las tropas del régimen tienen rodeados a los rebeldes por el oeste, el sur y el este

Los rebeldes de Alepo pierden su principal vía de abastecimiento 
Las tropas del régimen tienen rodeados a los rebeldes por el oeste, el sur y el este.

Apoyado por la aviación rusa, el ejército sirio se anotó este miércoles un punto al cortarles a los rebeldes de Alepo (norte) su principal vía de aprovisionamiento.

Alepo, otrora la capital económica de Siria, está dividida desde 2012 en dos sectores, uno al oeste controlado por el gobierno, y otro al este en manos de la rebelión.

Las tropas del régimen tienen rodeados a los rebeldes por el oeste, el sur y el este.

Los insurgentes tenían vía libre por el norte hasta la frontera turca, pero con el nuevo avance del ejército regular, acaban de perder esta vía de aprovisionamiento.

Además, con esto, los barrios que controlan en Alepo se ven todavía más amenazados.

Desde el asalto lanzado el lunes, las fuerzas prorrégimen, entre las que hay milicianos del Hezbolá libanés, tomaron varios pueblos y ciudades.

De esta forma se han anotado un segundo éxito: romper el cerco impuesto desde hace más de tres años por los rebeldes islamistas a las localidades chiitas de Nebbol y Zahra, indicó a la AFP una fuente militar desde el frente.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), este avance es el más importante del régimen de Bashar al Asad en la provincia de Alepo desde 2012.

Barrios rebeldes amenazados

"Los prorrégimen rodean los barrios rebeldes de Alepo por el lado sur, este y norte, con la excepción de una única apertura en el noroeste, que permite a los insurgentes acceder a la provincia vecina de Idleb.

Si logran seguir avanzando, podrán bloquear ese único acceso" y cercar a los rebeldes de esa importante ciudad, explica Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

"Las fuerzas del régimen han logrado en tres días en Alepo lo que no consiguieron en tres años, y eso gracias principalmente al apoyo ruso", añadió.

La agencia oficial SANA confirmó desde Damasco que se había roto el cerco a las localidades de Nebbol y Zahra, que contaban con 36.000 habitantes antes del inicio del conflicto sirio en 2011.

Estas novedades en el terreno coinciden con los intentos de la ONU de hacer arrancar unas negociaciones indirectas de paz entre el poder y la oposición en Ginebra.

Tras el fiasco inicial, se anunció que las conversaciones seguirán el 25 de febrero.La oposición reclama antes de toda nueva conversación que el régimen y su aliado ruso terminen con los ataques aéreos.

También pide la liberación de una serie de presos y que se levante el asedio de unas 15 ciudades del país, donde según la ONU viven cerca de 500.000 personas aisladas del mundo.

Sin embargo, el canciller ruso, Serguei Lavrov, aseveró que la intervención militar de Moscú en Siria continuará hasta haber "vencido de verdad" a los grupos "terroristas".En tres días de combates en la región de Alepo, 90 rebeldes han muerto en los enfrentamientos y los bombardeos aéreos rusos.

Del lado del régimen cayeron 45 combatientes, de acuerdo con el OSDH. Además, perecieron 27 civiles, 24 de ellos en los ataques rusos, según esta ONG con sede en Inglaterra.

Miles de personas tuvieron que huir asimismo de los combates y las bombas en el norte de la provincia de Alepo, añadió el OSDH.La provincia de Alepo se encuentra en buena parte en manos del Frente al Nosra, la rama siria de Al Qaida, y de sus aliados islamistas. Otra parte está bajo control del grupo yihadista Estado Islámico.

Desde que Rusia inició el 30 de septiembre su campaña aérea en Siria, el ejército de Al Asad ha avanzado notablemente en las provincias de Latakia (noroeste), Alepo (norte) y Deraa (sur).str