Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Mundo

Ultraderecha española asume la moción contra Sánchez como un 'deber nacional'

La moción, aseguró Ignacio Garriga, ni es "una operación de marketing" de el partido ultraderechista Vox, ni busca reforzar a la "coalición social-comunista" en el Gobierno 

Ignacio Garriga
El diputado de Vox por Barcelona, Ignacio Garriga presenta la moción de censura de su partido al gobierno de coalición en el Congreso de los Diputados este miércoles.EFE

El Congreso español comenzó este miércoles a debatir la moción de censura presentada por el partido ultraderechista Vox contra el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, una iniciativa sin posibilidad de salir adelante por falta de apoyos ya que, a priori, sólo sumará los de los 52 diputados de esa formación.

Sin embargo, la presentación de esta moción, la quinta en la historia de la democracia en España, es "un deber nacional", dijo hoy Ignacio Garrido, diputado de Vox encargado de iniciar el debate que continuará el líder de la ultraderecha española, Santiago Abascal.

La moción, aseguró Garriga, ni es "una operación de marketing" de Vox, ni busca reforzar a la "coalición social-comunista" en el Gobierno.

"Es un deber nacional", subrayó tras recordar que la moción de censura es una herramienta para "cambiar gobiernos" contemplada en la Constitución española y en el reglamento del Congreso.

La sesión comenzó ante un pleno que se encuentra a la mitad de aforo porque los grupos parlamentarios acordaron poner este límite para evitar contagios de coronavirus. Este debate se celebra con el estado de alarma vigente en Madrid ciudad y en plena segunda ola de la pandemia.

La expectación está en saber qué votará la derecha española representada mayoritariamente por el conservador Partido Popular (PP), que cuenta con 88 diputados y es el principal de la oposición, y que en los últimos días no ha querido aclarar si lo hará en contra o simplemente se abstendrá.

Ayer desde Roma, Sánchez aseguró que acudiría con la "máxima seriedad" al debate de la moción, que espera que sea "intenso" pero que se celebre también desde "el respeto, la racionalidad y el ejemplo" por parte de todos los representantes públicos.