Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Mundo

Dos tercios de países más pobres acortan presupuestos de educación debido a covid-19, según informe

La UNESCO estima que la asistencia educativa puede caer en $2.000 millones desde su máximo en 2020 y no volver a los niveles de 2018 hasta dentro de seis años

Estudiante
El Banco Mundial expresó que la crisis de pobreza en el aprendizaje que existía antes de la covid-19 se está volviendo aún más severaXinhua

A pesar de las necesidades de financiación adicional, dos terceras partes de los países de ingresos medio-bajos y bajos han reducido sus presupuestos de educación pública desde el brote de la pandemia de covid-19, según un informe emitido el lunes por la UNESCO.

El Education Finance Watch 2021, publicado conjuntamente por el Banco Mundial y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), señala que los presupuestos educativos no se ajustan proporcionalmente a los desafíos planteados por la pandemia de covid-19, especialmente en los países más pobres.

En comparación, solo un tercio de los países de ingresos medio-altos y altos han reducido sus presupuestos, según el informe, añadiendo que estos recortes presupuestarios han sido "relativamente pequeños hasta el momento".

'Que no haya presencia de militares en el Croan, no los salva de la violación al tratado'

Lee más

"Pero existe el peligro de que los recortes futuros sean mayores, ya que la pandemia sigue teniendo consecuencias económicas y las situaciones fiscales empeoran", agrega.

El informe anual señala que estas diversas tendencias implican una ampliación significativa de las "ya grandes disparidades de gasto" observadas entre los países de bajos y altos ingresos.

   

"La crisis de pobreza en el aprendizaje que existía antes de la covid-19 se está volviendo aún más severa, y también nos preocupa lo desigual de dicho impacto", dijo Mamta Murthi, vicepresidenta de desarrollo humano del Banco Mundial, en un comunicado.

   

"La financiación externa es clave para apoyar las oportunidades educativas de los más pobres del mundo", afirmó Stefania Giannini, directora general asistente de educación de la UNESCO.

"Sin embargo, es probable que los países donantes encaminen su presupuesto de asistencia hacia sus prioridades nacionales, inclusive algunos ya han comenzado a hacerlo. La salud y otras emergencias también precisan de dichos fondos", dijo Giannini.

 "Prevemos un entorno difícil para los países que dependen de la ayuda a la educación".

La UNESCO estima que la asistencia educativa puede caer en $2.000 millones desde su máximo en 2020 y no volver a los niveles de 2018 hasta dentro de seis años.