Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Nacional

Suman once los muertos por dengue

PANAMÁ. Hace unos días, una parte de la comunidad se preocupó más por la suspensión del Carnaval que por los altos índices de infestació...

PANAMÁ. Hace unos días, una parte de la comunidad se preocupó más por la suspensión del Carnaval que por los altos índices de infestación del mosquito que transmite el dengue.

Inmediatamente, las autoridades de Salud salieron a tranquilizar a los preocupados. Dijeron que habría Carnaval. Momo tendría su gran festín.

Transmitido el anuncio festivo, el equipo del Ministerio de Salud, diputados y aspirantes a cargos públicos salieron a matar mosquitos.

La tarea de erradicación, en teoría sencilla porque solo implica eliminar los criaderos, que en muchas ocasiones son envases depositados en lugares inadecuados, se ha tornado complicada.

En qué consiste la complicación. Esta es una interrogante de la que ni los técnicos de Salud tienen respuesta: no comprenden cómo los moradores no dedican unos minutos al día para botar los envases que contengan agua.

Adicional a esta eliminación de envases que debe realizar el propietario de la vivienda, el MINSA y los diputados apoyan con la fumigación que mata las larvas del Aedes aegypti.

NO PAGAN MULTAS

Por tener criaderos, el MINSA imponía una sanción de hasta $500. El ministro de Salud, Javier Díaz, declaró que estas sumas punitivas no se estaban pagando.

El funcionario pensaba en crear otro instrumento de penalización, para quienes insistan en tener reservorios. La decisión final sobre este tema aún se desconoce.

Pero los resultados de estas campañas no han sido, por la cantidad de muertos por dengue.

Eliminar los criaderos, repite el ministro Díaz. Eliminar los criaderos, repite el director nacional de Salud, Carlos Gálvez. Eliminar los criaderos, repite el doctor Jorge Hassán, de la Dirección Metropolitana de Salud. Pese a este coro sanitario, los panameños siguen siendo víctimas de las picaduras del mosquito asesino.

El doctor Gálvez hizo una pausa en su trabajo de concienciación para informar de la undécima muerte por dengue. El fallecimiento del anciano ocurre en uno de los corregimientos más desarrollados del país.

Al paciente se le aplicó avanzados tratamientos, pero no resistió.

Lo más lamentable de este caso, agregó el médico, es que la zona donde residía el enfermo había sido previamente inspeccionada y se había encontrado gran cantidad de criaderos.

La apatía de la población ha llevado a las autoridades a duplicar la cantidad de dinero que se destina a la tarea de eliminar los criaderos del Aedes y los ratones que transmiten el virus hanta.

Hasta el año pasado, el MINSA destinaba $10 millones. Para este año ha incluido la suma de $20 millones.

30 MINUTOS POR LA VIDA

El MINSA han detectado larvas en las bandejas de las neveras y aires acondicionados, en escurridores de platos, en carriolas de los techos, en piscinas, en adornos que estaban al aire libre y en juegos de plástico de edificios.