Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Nacional

Noriega irá a juicio por homicidio de Quiroz

Manuel Antonio Noriega (MAN) tendrá que responder por la desaparición y presunta muerte de Luis Antonio Quiroz Morales

Noriega irá a juicio por homicidio de Quiroz
M.A. Noriega ha pasado 24 años en la cárcel por delito de blanqueo de capitales.

Manuel Antonio Noriega (MAN) tendrá que responder por la desaparición y presunta muerte de Luis Antonio Quiroz Morales, después de que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) admitiera casación y revocara el sobreseimiento provisional a favor de MAN en noviembre de 2007, por la presunta comisión de delito de homicidio.

La casación fue admitida en Sala unitaria bajo la ponencia del magistrado Harry Díaz, quien basó su decisión, entre otros puntos, apegado a la doctrina y jurisprudencia internacional que contempla las agresiones de este tipo como delitos de lesa humanidad, donde los crímenes mantienen connotaciones de derecho penal internacional.

La fecha de audiencia deberá determinarla la Secretaría de la CSJ y, de ser declarado culpable, el ex hombre fuerte de Panamá podría sumar años a la condena que ya paga por blanqueo de capitales en el centro penitenciario El Renacer y pasar lo que le queda de vida tras las rejas. Esta vez, por delito de homicidio.

En agosto de 1969, Luis Antonio Quiroz, panameñista, se encontraba en su residencia en la comunidad de Jacú, Chiriquí, cuando repentinamente se acercó un jeep en el que viajaba Noriega, entonces jefe de la Quinta Zona Militar de la Guardia Nacional, acompañado de otros policías civiles y uniformados. Los militares obligaron a Quiroz a subir al auto. Desde entonces, nada se sabe de él.

A sus ochenta años y con una salud deteriorada, quien fuera una de las fichas clave en temas de narcotráfico de la Agencia Central de Inteligencia de EEUU también tiene pendiente otro caso por la desaparición y muerte del líder popular Heliodoro Portugal, en 1970.

La Sala Penal consideró un hecho público y notorio que en la fecha en que ocurrió la desaparición física de Quiroz, el país vivía un periodo de inestabilidad política a merced de un régimen militar, por lo que la vida de las personas se veía soslayada.

Además, fundamentó su decisión en el principio criminológico y de jurisprudencia que coinciden en la asimilación entre desaparición y homicidio. Partiendo de esa base, estimó la abundante prueba testimonial que coincide en que aquella tarde se presentó Noriega a casa de la víctima, lo que lo ubica en el hecho y lugar donde fue visto por última vez Quiroz.

En su momento, el Tribunal Superior, a pesar de haber considerado un hecho punible la desaparición de Quiroz, falló que no era posible deducir subjetivamente los vínculos para señalar criminalmente a una persona.

No obstante, el Ministerio Público argumentó que la desaparición de Quiroz no fue voluntaria y por las circunstancias del hecho, los testimonios y documentos del expediente, era factible la vinculación de Noriega por los indicios en su contra.

La defensa de MAN objetó la apelación de la fiscalía, argumentó que los testigos incurrieron en una serie de contradicciones que le restan valor probatorio al ser cotejadas con los documentos incorporados al sumario.