Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Nacional

El retén policial, un dispositivo que se apodera de la ciudad

Los conductores observan cómo la Policía Nacional se toma diferentes puntos de la capital de forma simultánea

Una inusual fila de automóviles se observaba frente a La Gran Estación, en dirección de San Miguelito hacia la ciudad. El reloj marcaba la 1:20 de la madrugada y era pleno martes. ¿Será un accidente? ¿A quién habrán atropellado? son las primeras interrogantes del momento, ya que a esa hora el tráfico es fluido.

Sin embargo, las dudas de accidentes se disipan cuando al acercarse poco a poco, hay un grupo de uniformados, solicitando identificación y enviando a un lado de la vía a quienes determinan.

Se trata de uno de los retenes policiales simultáneos, organizados por la Policía Nacional, que empiezan a cubrir de forma permanente diferentes puntos del distrito de Panamá.

La noche del jueves, con unos conos verdes, tres policías detenían a los conductores y solicitaban licencia en una calle cerca a la gasolinera frente a la zona paga de Pedregal.

En otros puntos, los uniformados estaban apostados en la entrada de avenida Nacional, cerca del barrio de San Miguel. Así es cada noche.

CIUDAD POLICIACA

De forma permanente hay dos agentes policiales en la entrada del súper Xtra de Las Acacias, en la vía Domingo Díaz. Esa vía recto hasta el final conduce a la urbanización Versalles, punto donde hay otro grueso de uniformados.

Después de la barriada Villa Lorena, en la avenida José Agustín Arango, hay un operativo frente a la Texaco, en sentido de las afueras hacia el centro.

Las acciones se desarrollan en El Parador de Pedregal y más adelante, en Montería, en ruta hacia Las Mañanitas. En la entrada principal de ese corregimiento hay un retén fijo. Es decir, que si una persona se dirige a esos sectores pasará por tres revisiones en menos de 15 minutos.

Para Luis Camaño, residente en Tocumen, en ocasiones los policías ordenan que los conductores se estacionen en la orilla de la vía y demoran en atender los casos, lo que se presta para la ‘coima'.

‘A veces te bajan del vehículo cuando no los miras mal o van más de dos hombres y si son negros peor. Eso es racismo', manifestó.

Los fines de semana hay dispositivos instalados en Villa Lucre; en la avenida José Agustín Arango, frente al centro comercial Los Pueblos y en Panamá Viejo antes de llegar a las ruinas. También se ubican en la vía Ricardo J. Alfaro, en sentido hacia la ciudad, cerca de la gasolinera frente a los edificios Santa María, en Betania.

Esther Ortega, residente en Las Mañanitas, está a favor de las acciones policiales, porque siente que se han reducido los actos delictivos en el corregimiento.

OPINIONES

Para Carlos Lee, abogado y miembro de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, hay que establecer que hay un derecho constitucional de libre tránsito que por razones de seguridad ciudadana puede alterarse y de hecho el tema de los retenes está reglamentado. Sin embargo, alegó que las formas cómo se han venido practicando son abusivas y violadoras de los derechos humanos.

‘Carecemos de una clara política de seguridad ciudadana producto de un proceso de participación de la población', precisó.

Lee insistió que no podemos estar sometidos a medidas que violan un derecho fundamental como es el libre tránsito por criterios o caprichos de que está ejerciendo el poder.

Sandra Escorcia, exdirectora de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre, considera que la Policía no puede requisar personas por la simple sospecha, pues es violatorio de los derechos fundamentales.

La arquitecta aconsejó primero darle cursos a la Policía de la ley, de lo que pueden y no hacer, así como realizar rondas para vigilar los barrios.

Escorcia sugirió la ejecución de los operativos donde estén instaladas cámaras de vigilancia y contribuir a erradicar la corrupción no facilitando la ‘coima' con esos retenes.

‘Todo operativo debe ser filmado, tienen que hacerse donde hay cámaras de video, para evitar la corrupción de la policía y/o agentes de tránsito y garantizar los derechos individuales e inalienables de los ciudadanos', señaló.

Bajar a las personas de los vehículos, según la exdirectora, no es correcto debido a que la persona ha tenido que haber hecho algo ilegal antes, de lo contrario es violatorio de los derechos humanos.

LA LABOR

Las víctimas fatales han aumentado este año en comparación del mismo periodo del año pasado. A la fecha van 218 muertos y en 2015 se reportaban solo 210. En ese desglose, 75 son por atropello, 58 por colisión, 41 por choques y 23 por vuelcos.

Según el teniente Celestino Reyna, jefe de Planeamiento de la Dirección Nacional de Operaciones de Tránsito de la Policía, aplican las pruebas de alcoholemia y el sistema ‘pele police', la herramienta tecnológica para verificar el estatus de los ciudadanos. Allí se puede determinar si tienen órdenes de captura o conducción. En el caso de los vehículos se verifica si están reportados como robados, hurtados o han participado en la comisión de un hecho delictivo.

Reyna explicó que específicamente esa dirección de tránsito realiza los dispositivos de prevención y seguridad, que junto a los retenes, pueden ejecutarse de forma simultánea.

Los dispositivos conformados solo de policías de tránsito no llegan a las ocho unidades y la finalidad es verificar el transporte público como los buses ‘pirata'.

No obstante, si la acción permite la captura de personas con sustancias ilícitas, armas de fuego o requeridas por la justicia se le da el trámite correspondiente.

Para bajar a las personas del vehículo hay una explicación. El teniente argumenta que además que del aliento alcohólico que pueda tener el conductor, hay aspectos como articulación de palabras, el rostro y el semblante.

Al descender, se toma en cuenta forma de caminar de la personas para la aplicación de la prueba de alcoholemia.

‘Nos encontramos con personas que están tomadas y se rehusan a bajarse del vehículo. Hay que usar el diálogo, pues en última instancia lo que se busca es usar la violencia', adujo.

El jefe policial dejó claro que lo principal es garantizar la seguridad de la ciudadanía y que incluso cuando se dan robos de sucursales bancarias se activan retenes simultáneos.

==========

PARTE LEGAL

Policías no pueden revisar los automóviles

En los retenes y muchas acciones policiales, los vehículos de los ciudadanos son revisados por las unidades policiales.

Según César Ruiloba, expresidente del Colegio Nacional de Abogados, la única forma de que los policías puedan revisar los vehículos privados es que exista una orden judicial.

‘El policía por su cuenta no puede requisar internamente el carro... No están autorizados, no se puede violentar los derechos a la intimidad requisando internamente los carros sin una orden judicial', enfatizó.

El abogado incluso dijo que ese tipo de dispositivos no pueden ser permanentes, sino temporales con objetivos específicos.

‘Si ellos (los policías) quieren revisar el carro tienen que tener una orden de autoridad competente, si la persona voluntariamente permite la pesquisa entonces ellos lo hacen, sino no pueden', insistió.

El procedimiento legal es tan complejo, que aunque la autoridad competente (corregidor, juez) esté en el operativo y decreta la revisión del auto debe haber un motivo específico. ‘Tampoco es porque sí, tiene que haber un motivo para la requisa, un elemento sospechoso o un elemento que vincule a esta persona a una situación delictiva, para poder que sea viable la requisa'.

La presencia de la autoridad competente, contó, es responsable si habría un abuso en la disposición de la requisa.

El expresidente del Colegio Nacional de Abogados argumentó que el vehículo es una extensión privada del domicilio de la persona.

Agregó que estará de acuerdo con estos dispositivos si cumplen con la reglamentación, el personal y que estén preparados con el trato hacia el público, porque ‘no se puede presumir que la gente en la calle toda anda cometiendo delito y los encargados deben actuar en consecuencia'.

Puntos que no se admiten son los abusos, los exabruptos, las vejámenes y la violación de la dignidad de las personas en estos retenes.

Ruiloba alegó que todo es viable, porque la ley reglamenta este tipo de actividades policiacas y de seguridad, pero cumpliendo con los parámetros de respeto a la dignidad de las personas, identificarse, tener los conos de seguridad, personal y las señales visibles.

==========

ESTADÍSTICAS CRÍTICAS

Los conductores panameños rebasaron la cantidad de faltas

218 víctimas fatales por accidentes de tránsito se registraron hasta el jueves, según estadísticas de la Policía Nacional.

24,773 boletas por infracciones de tránsito más se han puesto en este periodo comparado al año pasado. La cifra es de 192,765 multas, la principal por exceso de velocidad.

75 personas han muerto atropelladas este año por accidentes de tránsito, siendo ésta la causa más gruesa de los fallecimientos.