Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Nacional

Conozca la pistola taser, una nueva medida de control de la DNOT

Un arma de electrochoque o dispositivo de descarga eléctrica suele emplearse en situaciones en las cuales el nivel de amenaza no requiere el uso de armas de fuego

Este jueves, Omar Pinzón, director de la Policía Nacional (PN), explicó que las acciones "irresponsables" de algunos conductores que atentan contra la vida de terceros, han obligado a reforzar los niveles de protección de las unidades del cuerpo de seguridad, contemplando la implementación de pistolas taser.

Y precisamente esta mañana, Ismael Herrera, director de Operaciones de Tránsito, manifestó durante una entrevista en Telemetro, que actualmente se realizan las capacitaciones sobre el uso del armamento 'no letal', para establecer próximamente el protocolo que regirá su empleo.

Para una fecha que aún no está establecida, los miembros de la Dirección Nacional de Operaciones del Tránsito (DNOT) portarán una taser, como un nuevo mecanismo  de protección ante ciertos escenarios.

Para el director de la PN, pese a las críticas que genere su posición frente a la introducción de estos instrumentos, es necesario "penalizar" a quien transita bajo los efectos del alcohol de manera irresponsable tras el volante."Eso hay que traerlo a Panamá y penalizar la conducta de todo ciudadano que maneje bajo los efectos del alcohol", destacó.

archivos la estrella de panamáOmar Pinzón, director de la Policía Nacional.

Pero, ¿en qué consiste este tipo de armamento?, la pistola taser es un dispositivo de descarga eléctrica, fabricado por la empresa Axon, anteriormente conocida como Taser International.

Consideradas armas no letales,  disparan cargas de electricidad de 50 mil voltios dando como resultado la paralización inmediata de la persona. Estas pistolas, generan la inmovilización del sujeto al interferir con el sistema nervioso muscular. Sus dardos punzantes cuentan con un voltaje que desciende al llegar al cuerpo del objetivo sin que, en teoría, se genere un daño permanente.

Las armas taser pueden ser pistolas lanza dardos o el taser ordinario que no dispara pero cuenta con dos dientes o electrodos sobresalientes en un extremo.

Aunque fueron introducidas al mercado, como una alternativa segura para evitar el empleo de armas de fuego, podrían ser letales en personas con cardiopatías.

¿Arma no letal?

En 2007, Amnistía Internacional (AI) emitió una declaración en el marco de la investigación realizada por el Departamento de Justicia estadounidense sobre varios fallecimientos producidos por descargas con pistolas táser y otras armas eléctricas, estableciendo que "aunque las investigaciones existentes han concluido que el riesgo de efectos negativos de las armas táser en adultos sanos es generalmente bajo, los estudios han indicado también la necesidad de una mayor comprensión de los efectos de estos aparatos en personas de riesgo debido a su salud precaria, al consumo de drogas o a otros factores".

Por otra parte, en el informe 'Impacto Sobre los Derechos Humanos de las Armas Menos Letales y Otro Tipo de Material para Hacer Cumplir la Ley', de 2015, la organización defensora de los derechos humanos destacó que, las pistolas de descargas eléctricas, causan dolor extremo al impacto y que la descarga eléctrica genera "efectos neuromusculares casi inmediatos e incapacitación, por lo que la persona se desploma sin control. Las lesiones secundarias que sufre la persona al desplomarse o caer pueden ser graves y poner en peligro la vida. Causa distintos grados de dolor e incapacitación y, a veces, la muerte".

El informe agregó que los efectos varían de acuerdo con la potencia del dispositivo, el estado físico y de salud de la persona y los factores medioambientales. "Además, los dardos pueden causar lesiones en la piel y, con menos frecuencia, el hueso, y puede ser necesaria atención médica para extraerlos. Los dardos pueden causar lesiones penetrantes, especialmente en la piel, los ojos, la cabeza y los órganos internos, que pueden ser graves".

En Panamá

En 2010 y 2011, el Servicio de Protección Institucional (SPI) y el Municipio de Panamá adquirieron un lote de pistolas eléctricas pero no fue sino hasta 2012, que la PN concluyó el análisis legal de su uso y realizó la compra directa de 150 pistolas.

En 2014, el Ministerio Público abrió una investigación por la muerte de un sujeto de nacionalidad dominicana, que se encontraba en las inmediaciones del mercado San Felipe Neri y recibió el disparo de una pistola de descarga eléctrica por parte de un funcionario de la Policía Municipal.