Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Nacional

Ricardo Martinelli vuelve a audiencia ante la Corte Suprema de Justicia, hoy

El proceso contra Martinelli se inició el 8 de junio de 2015, fecha en que la Corte admitió la causa penal en su contra por su condición de diputado del Parlamento Centroamericano.

Ricardo Martinelli vuelve a audiencia ante la Corte Suprema de Justicia, hoy
Ricardo Martinelli está detenido desde su extradición en la cárcel El Renacer.

Mientras entre los despachos de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se lee un proyecto de fallo en respuesta a un amparo de garantías presentado por la defensa del expresidente Ricardo Martinelli, éste debe enfrentar hoy una nueva audiencia.

El magistrado juez de garantías, Jerónimo Mejía, terminó la fase de valoración de pruebas y objeciones presentadas por la Fiscalía, el acusador particular y la defensa de Martinelli, dentro del proceso que se le sigue por el caso de escuchas telefónicas. Mejía en la audiencia anunciará las pruebas que serán admitidas para la etapa de juicio a Martinelli.

En la etapa de presentación de pruebas, el magistrado fiscal Harry Díaz, junto con su fiscal adjunta Rosario Ortega, procedieron a objetar por ‘impertinente', ‘inconducente' y hasta ‘superfluo' seis pruebas testimoniales aportadas por la defensa.

En ese mismo orden, la fiscalía objetó 59 pruebas documentales y dos periciales, al considerarlas en su mayoría inconducentes e improcedentes, pues a su criterio no es el medio idóneo para demostrar o acreditar lo que pretende probar la defensa.

El acusador autónomo David Cueva también objetó dos pruebas testimoniales y un total de 56 pruebas documentales que tachó de ‘impertinentes', ‘repetitivas, inconducentes y superfluas'. Además, se objetó las tres pruebas periciales, por considerarlas ‘inconducentes', ‘impertinentes' y extemporáneas.

Concluidas las objeciones, en el mes de septiembre, el abogado defensor Sidney Sittón procedió a leer una nota de su defendido, en la cual expresó, entre otras cosas, que esta Corte no es competente para juzgar a Martinelli, que no entiende por qué se le niega ser revaluado médicamente por Medicina Legal, y que el Sistema Penitenciario lo mantiene incomunicado.

El fiscal del caso de escuchas telefónicas pide 21 años de cárcel para el expresidente: cuatro años por el delito de interceptación de telecomunicaciones sin autorización judicial; cuatro por persecución y vigilancia no autorizadas, tres años por peculado de uso, y diez años por peculado por sustracción o malversación.

El proceso contra Martinelli se inició el 8 de junio de 2015, fecha en que la Corte admitió la causa penal en su contra por su condición de diputado del Parlamento Centroamericano.

Martinelli renunció al organismo regional y de esa forma evadir el proceso en la Corte, pero el caso sigue en esta instancia y la defensa está a la espera de un fallo para que se declare ilegal la competencia.