La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Nacional

Industriales alertan ingreso de cemento ‘Chimbo'

El país recibe 20 mil toneladas de cemento por mes. El MICI evalúa establecer un reglamento técnico para controlar el nivel de químicos. Expertos recomiendan exigir productos de calidad

Panamá cuenta con la norma técnica al respecto, pero no es de estricto cumplimiento.

Ante la falta de un reglamento técnico que controle el nivel de cromo hexavalente en el cemento que ingresa al país, el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) realizó el foro ‘Importancia de la normatividad de materiales en el sector de la construcción', para contribuir con las buenas prácticas en la producción de insumos de alta calidad.

El tema ha tomado relevancia debido a que la exposición a altos niveles de cromo hexavalente o también conocido como cromo VI puede provocar erupciones cutáneas, malestar estomacal y úlceras, problemas respiratorios, debilitamiento del sistema inmune, daño en los riñones e hígado, alteración del material genético, cáncer de pulmón y muerte.

El cromo VI es un químico artificial añadido al momento de la molienda, el cual además afecta al medio ambiente y la seguridad pública.

Al mes, Panamá recibe de 10 mil a 20 mil toneladas de cemento, el cual es procedente de China, Turquía, Vietnam, entre otros países, por cerca de 20 importadoras. Lo único obligatorio es el pago del impuesto de importación, que oscila del 5% al 10%, dependiendo de la procedencia.

Cifras del Área de Inteligencia Comercial de CentralAmericaData revelan que durante el primer semestre de 2018 el valor de la importación de cemento se ubicó en $6 millones. A nivel de la región el valor creció 2%, al pasar de $75.6 millones a $77.1 millones, al compararle con igual período de 2017.

AUTORIDADES SE PRONUNCIAN

Hasta el momento, el país solo cuenta con la Norma Técnica DGNTI-COPANIT 5-2005 Ingeniería Civil y Arquitectura Cemento Portland, pero que no es de estricto cumplimiento.

Por lo anterior, queda a discreción del importador el testeo en laboratorios para verificar los niveles de cromo hexavalente.

Sin embargo, en el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) reposa el reglamento técnico 90-2018, que fue consensuado por los actores de la actividad tanto del sector público como privado, pero aún la entidad evalúa algunos detalles.

Edgar Arias, director de Normas y Tecnología Industrial del MICI, confirmó en el foro que el reglamento ya fue consensuado por todas las partes.

Aclaró que ‘la propuesta contempla tres controles donde el producto contará con una certificación de la satisfacción de los resultados de laboratorio'.

Arias explicó que ‘una primera muestra se tomará antes de que el producto salga del país de origen, un segundo testeo se realizará al momento de llegar a Panamá el producto y un tercero, que quedaría a criterio de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, sería verificar que en los lugares de expendio tengan la certificación original. Lo anterior, dijo Arias, evitaría el ingreso de cemento ‘chimbo'.

Jorge Luis Quiróz, asesor de TGC Industrial, Inc., señaló que este tipo de cromo es soluble y pasa inmediatamente al agua, un químico que está en la lista de productos peligrosos desde 1980.

No obtante, Edgardo Villalobos, del Miniserio de Salud, es de la opinión que se requiere de una reglamentación que sea de estricto cumplimiento, pero que se debería mejorar la calidad de la fabricación del cemento en los molinos. ‘El manejo o la exposición al cemento con este compuesto químico afecta la salud', afirmó.

Villalobos afirmó que a diferencia de Panamá, algunos países de Europa y Costa Rica cuentan con normativas que prohíben cementos con más de dos partes por millón (ppm) de cromo hexavalente.

En el foro mencionaron un estudio financiado por la industrial local panameña —que debe cumplir con un número de estándares— donde los resultados revelan que la exposición al cromo VI es hasta 25 veces mayor en el cemento que está ingresando al país.