La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

El Papa en Panamá

El colonense resocializado que le contó su historia al papa Francisco

A los 16 años la situación económica de mi familia era crítica, a veces ni siquiera teníamos para comer

El colonense resocializado que le contó su historia al papa Francisco

Alfredo Martínez, quien tiene 20 años, le cuenta su historia al papa Francisco.

Nací en Colón, República de Panamá. Tengo 6 hermanos, yo soy el mayor. A los 7 años de edad me bautizaron, luego hice mi primera comunión, fui monaguillo y recibí la confirmación.

A los 16 años la situación económica de mi familia era crítica, a veces ni siquiera teníamos para comer. Tuve que abandonar el colegio y comenzar a trabajar en la construcción vial junto con mi padre, hasta que se terminó dicho proyecto. Sin empleo las cosas tomaron otro color: sin colegio, sin ocupación y sin trabajo. Comencé a consumir drogas. Ya no asistía a la Iglesia.

Con el tiempo el mundo de la droga me llevó a la cárcel, donde cumplí una pena de 12 meses. Una vez salí traté de mejorar, pero sin la ayuda profesional era imposible. Recaí nuevamente en la marihuana y los problemas continuaron. Parte de mi familia me rechazaba.

Traté de buscar una salida con el crucifijo en la mano. Llegué a la Fundación San Juan Pablo II, donde encontré un hogar, un apoyo y algo muy importante: hermanos que me animaron en mi camino de resocialización. Me enseñaron a confiar en Dios y, a través de él, a confiar en los demás. Esa fe me ayuda hoy en día a seguir mi camino y a no perder la esperanza.

Y aquí estoy, luchando por mi familia, ya que soy el único sustento económico para ella. Quiero decirles a los jóvenes del mundo que Dios nos ama y nunca nos abandona. Somos dueños de nuestros propios actos, pero si estamos con Dios todo va a salir bien.