Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Política

‘Es facultad de la Asamblea ratificar o no a magistrados'

Para la presidenta de la Asamblea, Yanibel Ábrego, no es función de la Contraloría General de la República coadministrar otras instituciones e impedir su funcionamiento, y mucho menos de un Órgano del Estado

‘Es facultad de la Asamblea ratificar o no a magistrados'
Ábrego resaltó que en las tres legislaturas que ha dirigido, se aprobaron 144 proyectos en tercer debate.

La presidenta de la Asamblea Nacional, la diputada Yanibel Ábrego, afirmó ayer que así como es facultad del Órgano Ejecutivo la designación de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), es también facultad del Órgano Legislativo ratificarlos o no, ‘es la decisión soberana de los que fuimos electos para hacerlo'.

En su discurso de apertura de la segunda legislatura del quinto y último período de sesiones, la diputada Ábrego se refirió a la condición en los primeros años de este período, cuando el actual Gobierno encontró una Asamblea Legislativa dispuesta a afrontar los retos que permitieran darle gobernabilidad a la expresión política que logró el triunfo en las elecciones de 2014, en donde la Asamblea actuó de manera responsable dándole las condiciones al gobierno recién electo, de desarrollar su gestión de gobierno.

‘Soy consciente de los grandes cambios que deben desarrollarse en nuestras instituciones, pero estos cambios deben ser integrales, no solo desde la perspectiva de nuestras normas'.

YANIBEL ÁBREGO

PRESIDENTA DE LA ASAMBLEA

Sin embargo, destacó que cuando las condiciones políticas avanzaron, la Asamblea Nacional tomó decisiones consciente de su deber constitucional de equilibrio entre los tres poderes; como lo fue la no ratificación de las magistradas Ana Lucrecia Tovar de Zarak y Zuleika Moore, entonces se desarrolló una serie de acciones, principalmente por parte de la Contraloría General de la República.

A partir de allí, expresó Ábrego, lo que se había hecho con el consentimiento, inclusive por sugerencia de esta misma institución, ya no era correcto.

Destacó que se han realizado auditorías a las que no se han opuesto, ‘porque entendemos el rol de fiscalización de esta institución, pero que deben darse conforme al imperio de la ley, de forma objetiva e imparcial'.

Sostuvo que ha visto por primera vez una Contraloría jugando un rol de investigador de delitos, cuando sus funciones se enmarcan en estricto derecho a garantizar el buen uso de los recursos del Estado y a poner en conocimiento de las autoridades competentes cualquier lesión patrimonial.

‘No es función de esta institución coadministrar otras instituciones e impedir el funcionamiento y mucho menos de un Órgano del Estado', afirmó.

Ábrego dejó claro que la Asamblea no se opone al ejercicio de fiscalización de la Contraloría, ‘pero sí exigimos que se dé cumpliendo con la Ley Orgánica, las leyes de la República y la Constitución'.

AGENDA LEGISLATIVA

Ábrego anunció que a partir de hoy la Asamblea retomará la discusión del Código de Procedimiento Tributario y la ley que penaliza la evasión fiscal, aclarando que aunque son exigencias de organismos internacionales, no se le impide a la Asamblea ajustarla a los mejores intereses del país.

De igual manera, se refirió a los grandes cambios que requiere el país que, según su parecer, deben ser integrales.

‘En nuestro caso, ese proceso de construir una democracia nos ha hecho ver las fallas en nuestro sistema político, por esta razón y para que este se perfeccione, debemos revisar algunas de esas normas que lo sostienen; entre las cuales está nuestra Constitución', precisó la diputada.

Manifestó que la Asamblea es el espejo de nuestra democracia, conformada por líderes elegidos por el pueblo. Líderes de partidos y de comunidades, y enfatizó que, a pesar de los errores que cometan algunos de sus miembros, humildemente piensa que debilitar a la Asamblea Nacional es debilitar a la democracia.

Señaló, además, que a seis meses de la instalación de un nuevo gobierno, el país sabe los grandes retos que tendrán las nuevas autoridades electas: el problema del sistema de salud, y lo relativo al Seguro Social; la grave situación del sector agropecuario; la creciente deuda externa; la baja calidad de la educación panameña y sus problemas de infraestructura; la inseguridad social que aumenta la violencia en nuestras calles y barrios; el aumento del desempleo; los problemas de la migración; el aumento de la desigualdad y el alto costo de la vida; el transporte y finalmente, la necesidad de una nueva constitución.

En tal sentido, destacó que sin negar lo que se haya podido hacer, estas son situaciones que requieren de una gran concertación nacional, de la participación y desprendimiento de todos, con mentalidad proactiva, alejados de los intereses económicos y políticos, pero unidos en la solución de estos grandes temas.