28 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Crisis, ¿qué pasa en Panamá?

Todo indica que la crisis financiera mundial no hace mella sobre los asesores neoliberales que tiene el presidente Martín Torrijos. El g...

Todo indica que la crisis financiera mundial no hace mella sobre los asesores neoliberales que tiene el presidente Martín Torrijos. El gobierno panameño todavía no ha hecho declaración alguna sobre las medidas que tomará para enfrentar la caída de los mercados del mundo y sus efectos sobre la economía internacional.

El Ministerio de Economía y Finanzas —MEF— considera que la crisis es pasajera. Tanto el Banco Nacional como la Superintendencia Bancaria señalan que el sector tiene que actuar con “prudencia”. El vicepresidente Samuel Lewis Navarro ha sido el único funcionario que dice estar preocupado.

Estados Unidos anunció que durante la primera semana de la crisis financiera, se esfumó el diez por ciento de su producto interno bruto. En Europa los dirigentes anunciaron medidas extremas para atajar la recesión económica y las quiebras bancarias. En China, el gobierno pronostica una reducción de su crecimiento económica para 2009 del 40 por ciento. Disminuirá sus exportaciones y reorientará su economía hacia el interior.

¿Qué pasa en Panamá y qué hay que hacer? Panamá es un país exportador de servicios por excelencia. Depende del Canal de Panamá y de los puertos, de los servicios bancarios y de la reexportación de mercancías (Zona Libre de Colón).

El auge de estos servicios y otros difíciles de contabilizar, ha generado la “burbuja” inmobiliaria que representa otros 2 mil millones de dólares en inversiones anuales. Panamá exporta otros 500 millones de dólares en manufacturas y mercancías agropecuarias.

La crisis de Estados Unidos se sintió en Panamá a principios de 2008 con una leve disminución de la carga que pasa por el Canal. Se sintió una merma en la industria de la construcción, así como un estancamiento en la Zona Libre. La disminución del comercio entre Estados Unidos y China tendrá un efecto mayor sobre los tránsitos de barcos por el Canal.

Igualmente, con la baja de los precios de las materias primas que exportan los países de Sur América (petróleo, cobre, soya y trigo), la Zona Libre de Colón perderá una clientela significativa.

En Panamá la disminución de los precios de las materias primas podría poner fin a las actividades especulativas en el sector minero. La baja en las actividades asociadas al comercio marítimo mundial y de las reexportaciones, tendrá repercusiones sobre la “burbuja” de la construcción. Los economistas que calculaban la “burbuja” podría durar hasta 2012 están haciendo nuevos cálculos.

La combinación de todos los factores mencionados, consecuencia de la crisis de EEUU y sus repercusiones financieras, podría generar una desaceleración severa de la economía panameña. Incluso, sin incorporar estos factores a sus análisis, los asesores neoliberales del Palacio de Las Garzas señalan que hay que reducir las proyecciones de crecimiento económico para 2009 en un 50 por ciento.

Si esto ocurre, sin duda el próximo gobierno, que asume el poder el 1º de julio de 2009, tendría que reexaminar los planes de ampliación del Canal de Panamá y la inversión prevista para ese mega proyecto que supera los 5 mil millones de dólares. Por un lado, no habría cómo financiarlo. Por el otro, no habría tráfico marítimo que lo justifique.