25 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Un Panamá deportista

Nuestro país es famoso por ser cuna de jinetes, boxeadores y beisbolistas; pero, es más evidente cada día, que somos sobresalientes en o...

Nuestro país es famoso por ser cuna de jinetes, boxeadores y beisbolistas; pero, es más evidente cada día, que somos sobresalientes en otras actividades deportivas como el salto largo, el fútbol americano, la natación y, el fútbol. Para que esta tendencia crezca y se fortalezca todos tenemos que poner de nuestra parte.

Es por eso que estoy convencido de que es obligación de todos, en especial del gobierno, apoyar a nuestros deportistas con todo lo necesario, es decir facilidades económicas, instalaciones de entrenamiento con los asesores en la materia y becas, por mencionar solo algunos aspectos. Es crucial que nuestros atletas reciban apoyo del gobierno, la empresa privada y cada uno de nosotros, los ciudadanos. Con ese apoyo incondicional, tanto en las derrotas como en los triunfos nuestras selecciones y deportistas seguirán mejorando y sumando victorias, consecuentemente llenándonos de aún más orgullo y alegría.

Con dicho soporte, aparte del orgullo y la felicidad que nos brindan nuestras selecciones, simultáneamente lograrán otro objetivo: el comercial. Cada vez que triunfan nuestros deportistas es una oportunidad para promocionarse ellos mismos y además para vender nuestra marca: Panamá. Ellos ponen a nuestro pequeño país en el mapa, a la vista de muchas personas y naciones.

Si lo vemos de otra forma, se pudiera interpretar que nuestros deportistas son publicidad móvil. El éxito deportivo mueve mucho poder económico, capta la atención de patrocinadores que pueden beneficiar a nuestras organizaciones deportivas, al igual que organizaciones internacionales dedicadas al desarrollo de deportes, lo cual en algunos casos conlleva la construcción de ciudades y/o aldeas deportivas, estadios, escuelas de entrenamiento y la implementación de programas para nuestros atletas.

Es incalculable el beneficio para la sociedad, en especial niños y jóvenes, al tener oportunidades de dedicarse al deporte y a la persecución de sus metas y sueños, en vez de estar navegando por malos y equivocados caminos. Los insto a que vean la idea desde una perspectiva macro y se den cuenta de que al apoyar a nuestras selecciones y deportistas nos beneficiamos todos, y recuerden que con fe, coraje y perseverancia, los sueños se convierten en realidad.

- El autor es abogado. garosemena@anorco.com.pa