Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Solicitudes al presidente Martinelli

Una actitud irresponsable y sancionable se viene practicando en la CSS en perjuicio de los asegurados, propietarios de esta entidad priv...

Una actitud irresponsable y sancionable se viene practicando en la CSS en perjuicio de los asegurados, propietarios de esta entidad privada. En efecto, los pagos que realizan los asegurados y jubilados cada mes deben asegurar una atención de calidad con humanidad. Tienen ese derecho. No es un favor ni una caridad.

Los funcionarios de la CSS, sean administrativos, médicos, farmacéuticos, laboratoristas o que estén a cargo de prestaciones de otros servicios como RX, medicina nuclear, terapias, etc. están obligados a prestar al asegurado o pensionado un servicio mejor que en cualquier otra entidad privada de salud, por los beneficios y privilegios de que gozan estas personas del bolsillo de los cotizantes. La práctica generalizada por parte de la mayoría de estos funcionarios es censurable, siendo que los asegurados pagan por adelantado toda atención, servicio o medicamento. Muchos funcionarios tienen la osadía, el descaro y la irresponsabilidad de decirle a los asegurados que “si quiere una atención de calidad, vaya a la privada”. Y acaso, ¿qué es la CSS? Los asegurados pagan los sueldos y beneficios inmerecidos a los funcionarios que allí laboran. Hay que despolitizar la CSS y hacer una limpieza y reordenamiento del personal y la prestación de los servicios. Ya está bueno de tanto abuso con los asegurados, que están cansados y perjudicados con tantas huelgas, otorgamiento de aumentos salariales y bonificaciones a una gran cantidad de funcionarios de esta entidad, que han constituido allí republiquitas indeseables. Los asegurados manifiestan que los incapaces de brindar un buen servicio y que, inclusive, están a cargo de direcciones médicas y farmacéuticas en policlínicas, deben ser sancionados o despedidos por ineficientes y los que no estén de acuerdo con lo que se les paga, que renuncien. Allí existe un tumor maligno que hay que extirpar con urgencia por la salud de la institución que tanto sudor y lágrimas ha costado. Los actuales diputados deben honrar sus cargos y no volver con otra Ley de la muerte, como la que trataron de aprobar en el gobierno anterior.

Es recomendable también que se realice un aumento mensual mínimo de $50 a las pensiones de hasta $1000. Los jubilados aportan a la CSS y, con el costo de vida más alto cada día, también merecen consideraciones humanitarias. Otra medida justa sería que los medicamentos del desactualizado “cuadro básico” sean de obligatorio cumplimiento. Cuando no los haya en la CSS, inmediatamente, el Departamento de Farmacia debería entregar una orden para retirarlos en cualquier farmacia del país, previo acuerdo de un precio para la CSS. La vida puede estar en riesgo cuando un medicamento no es entregado a tiempo y es obligación de la CSS proporcionarlo.

Es imperativo un cambio radical. Se debe empezar por pedirles la renuncia a algunos desvergonzados miembros de la Junta Directiva por incapaces. Cual parásitos, se han enquistado allí y han demostrado, suficientemente, que deben irse. Como carecen de vergüenza, el presidente Martinelli debería exigirles que renuncien o destituirlos por atentar contra la vida y contra la estabilidad del país. El presidente debe tener la seguridad de que el pueblo, que espera de él energía y cumplimiento de promesas, saldrá a las calles a respaldarlo.

*Periodista – Analista Internacional.jhpertuz@hotmail.com