Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Bosco será alcalde

La actuación, que no es inédita, por parte de la Asamblea Nacional de Diputados, que le reconoce la ciudadanía al hoy alcalde del distri...

La actuación, que no es inédita, por parte de la Asamblea Nacional de Diputados, que le reconoce la ciudadanía al hoy alcalde del distrito capital, —retroactiva desde el año 2000— -evidentemente tiene el propósito de quitarle las castañas del fuego al Tribunal Electoral (TE) y a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para que estas entidades jurídicas no se pronunciaran sobre la sustancia o fondo jurídico del asunto.

Lo actuado por la Asamblea constituye un hecho político que tiene el propósito manifiesto de reconocer el resultado de las elecciones celebradas para escoger al Alcalde del Distrito Capital, el pasado día 3 de mayo. Elecciones que fueron ganadas evidentemente por Bosco Vallarino.

Este hecho está perfectamente conforme a lo establecido en el artículo 2 de la Constitución, que obliga a los Órganos del Estado a actuar separada e independientemente, pero también en armónica colaboración. Esta armónica colaboración no solo es un concepto que regula la relación entre los órganos Ejecutivo, Legislativo y Judicial entre sí, sino también entre estos y otros órganos del Estado, como la Contraloría, o como nos toca observar en este caso, el Tribunal Electoral.

Lo que sucede en el fondo es que de haberse sometido la sustancia del asunto o al TE o a la CSJ ambos hubieran tenido que reconocer que las disposiciones del Código Electoral son perfectamente legales y constitucionales, que a Vallarino jamás debió permitírsele correr y que, por lo tanto, el resultado de la elección debiera declararse nulo. Por lo tanto, vence la coherencia política, todo lo cual no es extraño en algunos sistemas constitucionalistas, como el alemán, que frente a disputas políticas, que no pueden ser resueltas por los órganos jurisdiccionales correspondientes, pasan por el tamiz de una solución política.

En este caso en particular, el Órgano Legislativo viene en defensa del Tribunal Electoral y del Órgano Judicial, para resolver políticamente lo que se planteó desde un comienzo como un problema más político que jurídico.

*Abogado.malcoj2@hotmail.com