Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

“El que no la debe no la teme”

En hora buena el proyecto original sufrió grandes transformaciones, pero vale recordar la frase del título para conocer lo que era la es...

En hora buena el proyecto original sufrió grandes transformaciones, pero vale recordar la frase del título para conocer lo que era la esencia negativa del mismo y que no se vuelva a repetir. Con este señalamiento se soslaya la discusión de fondo, para atacar directamente al oponente y poner dudas sobre su carácter ético. Es un argumento insostenible e inadecuado que se esgrime desde la mentalidad fiscal. Tras esa cortina de humo, se trata de matar al mensajero y no darle lugar al mensaje.

“El que no la debe no la teme” deja plantada la duda: “te opones porque eres narco, lavador de dinero, delincuente o tienes algo muy feo que ocultar”. De un tris la presunción de inocencia y las bases mismas de la legalidad quedan en la nada, luego todos los ciudadanos somos sospechosos.

El cambio de gobierno no hace que se cambie de opinión sobre este tema. Dio vergüenza ajena ver a abogados y civilistas, igual que yo, que adversaron al PRD y su rancio militarismo, repetir como papagayos algo tan perrediano. Apoyé con todas mis fuerzas al presidente del Cambio, y lo sigo apoyando, pero no por ello voy a dejar de señalar los errores. Mi vida es un libro abierto, mi familia sufrió carcelazos, persecuciones, vigilancia y acecho, por parte del noriegato y la seguridad del Estado. Si me opuse a los Decretos de Seguridad Triple D, es lógico que me oponga a todo lo que huela a “sapería”.

El segundo argumento que se utilizó mal para justificar el proyecto, tratando de dejarlo totalmente abierto a discreción de los estamentos de seguridad del Estado, es completamente absurdo.

La excusa “ya se está haciendo” , es un bumerán que te revienta la cara. Era casi como decir “el aparato del PRD está intacto, el Estado ya está espiando a todo el mundo y la intimidad de las personas decentes me importa un bledo, quiero legitimar eso”.

Es verdad que ya se está haciendo. Dentro de la legalidad, se hace con los que la Sala Penal ha autorizado que se haga, porque se ha demostrado previamente en casos concretos que es necesario hacerlo, porque de otra manera no se puede atrapar al que delinque. En términos de justicia y asegurar la constitucionalidad, esto es lo correcto, los decentes somos más.

*Escritor y analista político.recursossinlimites@gmail.com