13 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Violencia y escuela de padres y madres

Del Libro “Cómo hablar de sexo con los hijos”.. A propósito de violencia, tema de actualidad, desde hace tiempo muchas alternativas de ...

Del Libro “Cómo hablar de sexo con los hijos”.

A propósito de violencia, tema de actualidad, desde hace tiempo muchas alternativas de solución se están presentando. Depende de las posibles causas. Destaco las económicas, el desempleo, los bajos salarios, la mala distribución de los bienes producidos por todos. Las educativas, baja escolaridad, deserción escolar.

Las sociales, la inadecuada urbanización de la ciudad. Dentro de esta destaca probablemente la más importante. La crisis de la familias. Familias mal estructuradas.

Carencia de algún componente: el padre o la madre, las madres solteras, los problemas domésticos, la violencia doméstica, la no dedicación de tiempo de calidad a los hijos, la no orientación a los hijos, el distanciamiento de la escuela y el hogar, el alcohol. Volvemos a que muchas de esas limitaciones son causadas por las condiciones socioeconómicas. Pero hay una gran falla de todo el sistema. ¿Quién le ha enseñado con buena metodología, vivencial e integralmente cómo se es un padre o una madre de familia? La gente arrastra una formación generacional buena o mala. Empíricamente cada quien hace lo que puede o sabe, repite su experiencia.

Entonces, la calle, la pandilla, la televisión o un amigo maleado toma su lugar.

Las medidas restrictivas y disciplinarias podrán tener en efecto punitivo, pero no son las más humanas, efectivas y perfeccionistas sociales.

El deporte, los lugares de sano esparcimiento, los gimnasios, las canchas deportivas los parques, los eventos culturales, las playas, los boys scouts, las iglesias son buenos elementos de apoyo. Pero la primera escuela, la más efectiva por ser diaria, vivencial y llena de amor, es la familia. De allí surge el concepto de Escuela de padres y madres. Propuesta que no es nueva. Con este u otros nombres similares se han desarrollado programas para brindar información sistematizada en educación y orientación sobre temas educativos.

Existen departamentos con esa función, pero no han logrado un desarrollo ni la trascendencia social, que están llamados a ocupar.

El problema es demasiado extenso y afecta a grandes sectores de la comunicada.

La familia y sus cualidades determinan las condiciones para cumplir sus objetivos de educadores. Lo primero por resolver es la ansiedad de parte de todos: educadores, padres y jóvenes. Existe siempre timidez a preguntar o pasar por ignorante.

La desconfianza, especialmente grupal, y el temor a las reacciones de los demás. La experiencia obtenida de participar en varios países sobre estos programas nos dice que hay que mantener la calma democrática y que, aunque no se llegue a conclusiones finales, quede un ambiente de información general que en forma asertiva debe evitar y sobreponerse al enfrentamiento de grupos y confrontaciones, muchas veces, innecesarias o que no agregan mucho al asunto.

El primer aprendizaje es imitar, hacer lo que se ha visto hacer con éxito a otro, lo que produce bienestar y satisfacción, y se imita tomando modelos, la repetición crea los reflejos condicionados que fijan el patrón de conducta y los hábitos. La educación formal o la empírica, por tradición, persiguen el objetivo de formar la personalidad.

Para ampliar la cobertura se deben utilizar, aparte de las directas, oficiales o sociales y anotadas, los medios de comunicación y las áreas gremiales y empresariales.

Orientados por la Escuela de padres, los creativos, guionistas, productores directores y propietarios de las TV y radio podrían ser (además de las marchas) un importante escenario de estos programas, para así, con la ciencia y el amor familiar, vencer la violencia para un Panamá Mejor.

*Médico y ex ministro de Estado.grollap@cableonda.net