Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Los valores, antivalores y la mediocridad

En Panamá vivimos en un estado de mediocridad, realidad a la que no escapa la Universidad de Panamá, pero este epítome es solo un apéndi...

En Panamá vivimos en un estado de mediocridad, realidad a la que no escapa la Universidad de Panamá, pero este epítome es solo un apéndice de un mal mayor que es la cultura general o la falta de ella; caso Confucio. Aquí se ha ensalzado el juegavivo por nuestra posición mercantil, el servilismo, la mediocridad y estulticia, como si estos antivalores fueran un valor, entronizados a tal grado que permean en actitudes como en la de ciertas universidades privadas, en donde según sea el ancho del bolsillo así serán los títulos.

El hombre mediocre es absorbido por la masa amorfa del populacho y pseudo-intelectuales, pues, la homogeneidad educativa castiga la genialidad y la inteligencias múltiples o especiales. Para José Ingenieros “ no concebimos el perfeccionamiento social como un producto de la uniformidad de todos los individuos, sino como la combinación armónica de originalidades incesantemente multiplicadas. Todos los enemigos de la diferenciación vienen a serlo del progreso; es natural, por ende, que consideren la originalidad como un defecto imperdonable ”. ¿Donde están las escuelas de excelencia o genios, cómo se apoyan esas necesidades cognitivas especiales (becas), caso del humilde niño que pasó el examen de la U. Tecnológica; Cuántas personas humilde no pueden seguir sus estudios universitario, pese a sus buenas calificaciones?

Otro aspecto es la falta de actitud y conciencia crítica que tenemos. Muchas veces formada y fomentada por la partidocracia actual. Las líneas de partido atacan el santo derecho a pensar, criticar y disentir, “ aurea mediocritas ”. Todo esto influye en los jóvenes, que ven y copian estos modelos como dignos de seguir, sumado a programas que ensalzan el delito el capo, las muñecas de cartel etc. Esta apología del delito también se ve en nuestros los diputados, que defienden lo indefendible, caso fondo del FIS, que solo velan por sus intereses y les importa un comino con la población que los eligió, véase la renuencia a abdicar a las prerrogativas en los impuestos de importación de carros; La política ha dejado el Bien Común (Platón y Aristóteles) para disociarse de la ética y convertirse en la búsqueda del poder por el poder, Maquiavelo.

Todos estos factores intervienen en la educación que como subproducto de la cultura solo proyecta el grado en que se encuentra la sociedad como tal. De forma inconsciente o no esto tiene un impacto en la juventud y en la sociedad, pues parece “ que el crimen sí paga ” y que los delitos de cuello blanco no son delitos, pues nadie ha sido encarcelado; A esto sumemos la desintegración familiar.

En panameño el juegavivo es el valor insigne (antivalor convertido en valor), cuánto tienes en el bolsillo y te diré quién eres, ¿no?

*Filósofo.marcoslobopareja@hotmail.com