Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Quién es Claudia Julieta Duque?

A dmito que hasta hace poco desconocía la vida de esta admirable periodista, hasta que vi una entrevista en un canal internacional de TV...

A dmito que hasta hace poco desconocía la vida de esta admirable periodista, hasta que vi una entrevista en un canal internacional de TV en la cual relató sus experiencias y sufrimientos, así como las injusticias que combate. Se trata de una joven madre y valiente mujer que ha basado su conducta periodística en las virtudes que estimulan su lucha sin cuartel en favor de la libertad de expresión y contra el abuso de ciertas autoridades en su patria, Colombia.

A su temprana edad de 39 años, ya ha probado la hiel de demandas por calumnia e injuria, tres exilios, secuestros, innumerables persecuciones de toda clase, pinchazos telefónicos, amenazas de muerte contra ella y su hija adolescente. Pero también ha recibido innumerables reconocimientos internacionales; el más reciente, el Premio Valentía en Periodismo 2010 otorgado este mes por International Women’s Media Foundation, una red global con miembros en 130 países y sede en Washington, D.C.

Durante 22 años Claudia Duque se ha dedicado al periodismo investigativo que la ha llevado a reportar, sin tregua ni rodeos, diversas violaciones a los derechos humanos. Su más cruel vía crucis comenzó a raíz de su investigación del asesinato de un colega periodista en el 2001 que llevó a la condena de un ex comandante paramilitar; empero su denuncia la convirtió en víctima del órgano de inteligencia del Estado, que trató de obstaculizar la investigación y que se dedicó a vigilarla estrechamente, acosarla y amenazarla de muerte. Con la excusa de que era periodista cuya integridad física peligraba, le asignaron agentes de seguridad estatal como guardaespaldas, pero ella comprobó que eran, realmente, parte del programa de vigilancia que le habían montado. Luego de la denuncia de su caso en el Parlamento, se logró que el Tribunal Constitucional ordenara la entrega a la periodista de toda la información recopilada sobre ella, aun cuando se considerara reservada. La orden fue incumplida en parte, obligando al allanamiento judicial de las oficinas renuentes.

El allanamiento a los despachos oficiales produjo pruebas demenciales de una persecución abusiva. Un manual encontrado detallaba precauciones a tomar al efectuar llamadas a los teléfonos de la periodista. Se leía: ‘Hacer la llamada en cercanía a las instalaciones de Inteligencia de la Policía; no tartamudear ni durar en la llamada más de 49 segundos; llamar preferiblemente desde un teléfono de tarjeta, en caso de que inmediatamente devuelva la llamada; constatar que en el perímetro no haya cámaras de seguridad ni de tránsito; quien realice la llamada la debe hacer solo y desplazarse en bus hasta el sitio; extremar las medidas preventivas dado que Claudia Julieta avisará inmediatamente de la llamada a la Policía Nacional, que en otras oportunidades nos ha afectado institucionalmente’, una clara intención de inculpar a la Policía Nacional.

El manual oficial contenía instrucciones todavía más detalladas. Quien efectuara la llamada debía seguir un libreto del tenor siguiente: ‘(Saludo:) Buenos días (tardes). Por favor ¿la doctora Claudia Julieta Duque se encuentra? (Mensaje:) Señora, es usted la mamá de María Alejandra (esperar contestación). Pues, le cuento que no nos dejó otra salida, se le dijo de todas las formas y usted no quiso hacer caso, ahora ni camionetas blindadas, ni carticas chimbas le van a servir. Nos tocó meternos con lo que más quiere, eso le pasa por perra y por meterse en lo que no le importa vieja gonorrea hijueputa...’. Según la periodista en algunos casos el interlocutor, saliéndose del libreto, agregaba: ‘Su hija (entonces de 10 años) va a sufrir, la vamos a quemar viva, le vamos a esparcir los dedos por la casa’.

Resulta imposible relatar todos los episodios traumáticos sufridos por esta periodista colombiana por su defensa de derechos humanos. Más allá de las fronteras de su país, estas experiencias remarcan el mérito de una lucha ejemplar en la búsqueda de la verdad y el derecho a divulgarla. Las vivencias de Claudia Duque la agigantan para legítimo orgullo de sus colegas en todos los continentes.

*EX DIPUTADA DE LA REPÚBLICA.