Temas Especiales

30 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Educación y civismo

Desde hace años se viene debatiendo la situación de la educación en el país. Evidentemente es un tema prioritario. La primera responsabi...

Desde hace años se viene debatiendo la situación de la educación en el país. Evidentemente es un tema prioritario. La primera responsabilidad es de los mismos alumnos. Su falta de motivación y orientación. Aquí es donde también se menciona a los padres, a la familia (o no familia) como factor fundamental del éxito o fracaso de estudiantes. Esto es definitivamente cierto. Pero el asunto no puede quedar allí.

El Estado y la Escuela tienen que disponer de las fórmulas para darle solución a esta situación. Aparte de las reformas al Pensum, la capacitación permanente, el mantenimiento y construcción de nuevas aulas; hay otro recurso valioso de participación y colaboración. Son los padres de familia. Ellos están cerca de las escuelas, en constante comunicación por sus hijos. Y existen los departamentos de Escuela de Padres o como se les quiera llamar, pero da la impresión de que no se les ha dado la trascendencia y potencial valor a esta manera de resolver la dedicación, control y supervisión de los estudiantes.

También existen las sociedades de Padres de Familia más o menos organizadas. Es en esta metodología que se puede trabajar para que sea una fórmula de lograr el éxito de los hijos. Enseñarlos a ser buenos y eficaces padres. No insistiré sobre los contenidos y procedimientos, que serán muy importantes, porque esa es tarea técnica, en que MEDUCA tiene personal; el asunto es ejecutarlo, aplicarlo. Pero debo agregar que el problema es muy grande y la cobertura inmensa a nivel nacional, de allí que hay que utilizar modernas tecnologías masivas.

La TV, la radio, el Internet, medios masivos de comunicación y educación, son los instrumentos para poder alcanzar a todos los padres y madres; me refiero además de los canales educativos, a los medios comerciales de alta sintonía, de excelentes creativos, artistas y técnicos. Los medios aportarían de esa manera su valiosa participación patriótica por la Educación, además de que si se apoyan en una social regulación y orientación le darán a su público lo que la gente quiere y necesite; y al hacerlo en forma natural, vivencial, amena y entretenida asegura buena recepción de la comunidad.

El actual gobierno utiliza con éxito esta metodología, porque varios ministros vienen de ese medio. Existen organismos internacionales de apoyo a los que nuestro país pertenece. Allí se puede trabajar sobre valores, solidaridad, civismo, justicia social y legal, historia patria real, inclusive hacer docencia sociológica aplicada, y de todas las ideologías políticas en iguales condiciones, para elevar el nivel cultural político de la ciudadanía, a fin de que pueda tomar sus decisiones democrática y racionalmente, sin acudir al amiguismo, la empleomanía, el ‘guarismo’, la comercialización u otras formas económicas de intentar manipular la opinión electoral, que son los gestores de la corrupción. Rescatar el prestigio y elevar la calidad de la política partidaria con ética y educación cívica, lo que será un parámetro que mejorará los índices de desarrollo humano del país. Este mismo concepto lo puede aplicar el Tribunal Electoral en la épocas electorales, haciendo docencia objetiva e imparcial para divulgar principios básicos, programas currículo y metodologías debidamente verificados con equidad para todos los candidatos y partidos, regulando los gastos y el tiempo de las campañas.

Varias ONG, sociedades cívicas, entidades estatales y columnistas se han referidos en este sentido y tienen alguna experiencia sobre estas materias. Esta es una forma humana, cerebral, social, moderna, práctica, efectiva y de bajo costo, dada su amplia cobertura para ayudar dentro de la programación general del MEDUCA, el Tribunal Electoral y otras instituciones públicas, empresas de responsabilidad social, privadas y otras a contribuir a la educación y el civismo. La Democracia y la Libertad son conceptos que están íntimamente vinculados con el desarrollo humano. El bienestar económico debe contribuir a estos logros. Pero ese medio no puede convertirse en un fin. La economía debe producir con toda su capacidad creativa y de organización para inversiones transparentes y eficientes de desarrollo social. De esa manera hay un progreso real para todos. La codicia y el egoísmo, así como la ignorancia y el juegavivo son elementos que tenemos que erradicar de nuestros corazones, traducidos en hábitos y conductas aplicadas.

Pero esos modelos y esas enseñanzas se aprenden en la formación básica preescolar. Y esos somos todos, la sociedad, los vecinos, los padres y madres. El cambio positivo debe ser primero de todos, de la publicidad, de los partidos, la sociedad, el gobierno con acciones compartidas y comunes. Desde lo sencillo de no ensuciar la ciudad, la ética y la honestidad y a estudiar motivados por los modelos de unos padres formadores de sus hijos, que se esfuerzan por un Panamá Mejor.

Bien por los colegios que desfilaron con civilidad y folklore; y sin disfraces militaroides. ‘Cuente en Balboas’.

*MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.