Temas Especiales

23 de Apr de 2021

Zakira Pineda

Columnistas

‘Yo no voto...’

Es razonable el abandono de muchos compatriotas a los temas políticos.

Faltan menos de dos meses para las elecciones generales a realizarse el próximo 4 de mayo, en las cuales cada uno de nosotros tendrá en sus manos el poder para decidir quiénes serán las personas que gobernarán nuestro país los próximos cinco años. Actualmente nos encontramos en un clima de efervescencia electoral, desde los medios de comunicación, calles, comercios hasta nuestros círculos personales están inundados de presencia política electoral. A pesar de la masiva emisión de información, considero que la ciudadanía está algo apática con respecto a las próximas elecciones. 


Siempre he sido muy curiosa, por lo tanto, no he podido evitar lanzar algunos cuestionamientos a las personas que me encuentro por allí y al referirme a las próximas elecciones muchas de ellas se han limitado a decir: ‘YO NO VOTO, ASÍ QUE ESE NO ES MI PROBLEMA’. No cuestiono las razones que las llevaron a sumarse a tal corriente, lo que me pregunto es el impacto que tendría para el futuro del país el creciente desinterés en cuanto a decisiones medulares, como elegir a quienes dirigirán el gobierno. 


‘La política es sucia o los políticos no son honestos’, ‘¿para qué opinar, si al final ellos hacen los que le da la gana?’, estas entre muchas otras son frases que abundan en el día a día del panameño cansado de la forma en que se manejan su territorio y sus recursos. Me sumo a aquellas personas a las que muchas de las actuaciones de quienes dirigen y han dirigido el país les producen ganas de regurgitar e incluso algunas veces prefieren desentenderse de la actualidad cotidiana para evitarse el mal sabor de boca, pero acepto que no es la actitud correcta. Por ende, he decidido abrir los ojos, acercarme a lo que sucede, porque el negar la verdad no la hace desaparecer, pretender que no sucede nada o relegar la responsabilidad a otros es un acto de cobardía. 


Es razonable el abandono de muchos compatriotas a los temas políticos; sin embargo, tal conducta podría catalogarse de antipatriótica. No olvidemos que el derecho al sufragio, más que un privilegio, es un deber, tal como lo consagra el artículo 135 de nuestra Carta Magna. Contrario al pensar de muchas personas, acudir a emitir su voto no es una opción, es un deber. Por ende, invito a todas las personas que en estos momentos están con cierta apatía respecto a las elecciones, a que escuchen las propuestas y se informen, para luego ejercer el derecho-deber de votar. Tengamos presente que al no acudir a las urnas, no le hacemos daño a ningún candidato o partido político, con esa conducta le hacemos daño a nuestro país, por ende, a nosotros mismos. Todo cambio en una sociedad inicia por los individuos, si no jugamos nuestro papel de ciudadanos, ejerciendo una participación activa constante en el acontecer nacional, las situaciones que tanta congoja nos producen, serán perpetuas. 


ABOGADA