Temas Especiales

24 de Oct de 2020

José E. Mosquera

Columnistas

El rompecabezas del Estado Islámico (II)

El EI es el resultado de las tensiones políticas que generó la invasión de EE. UU. a Irak...

El gran dilema para la coalición que han conformado EE. UU., la UE, Canadá, Australia, Rusia y los países árabes para combatir el IE es cómo convertir en aliados estratégicos a grupos extremistas que en el pasado combatieron. Un dilema que no es nuevo en la política exterior de las potencias, especialmente EE. UU., de asociarse con grupos extremistas para combatir a otros, al igual que con países que patrocinan este tipo de organizaciones.

El surgimiento del EI es el resultado de las tensiones políticas que generó la invasión de EE. UU. a Irak y su desastrosa política que aplicó cuando depuso la dictadura de la minoría suníes de Hussein y llevó al poder a la mayoría chiíes. EE. UU. con el derrocamiento de Hussein buscó reconfigurar los poderes chiíes en la región para blindar sus intereses estratégicos, pero salió trasquilado.

La caída de la dictadura sunita que había reprimido durante dos decenios a los chiítas y el ascenso al poder de estos últimos, incrementaron más rivalidades entre estas dos doctrinas del Islam. Enfrentamientos que han originado nuevos grupos yihadistas suníes contra las políticas chiítas y uno de ellos es el EI.

Obviamente que sunitas y chiítas no son núcleos islamistas monolíticos, sino que dentro de ellos existen rivalidades entre radicales y moderados por intereses políticos y económicos propios de las particularidades de cada país. Rivalidades que EE. UU. y otras potencias manipulan para configurar un mapa político en el Oriente Medio de acuerdo con sus intereses económicos y geoestratégicos.

La guerra en Irak, la Primavera Árabe y los conflictos en Libia y Siria han generado una profunda inestabilidad política en Medio Oriente, nuevos conflictos y más grupos yihadistas suníes con células en EE. UU. y Europa. Células conformadas por jóvenes que, a pesar de haber nacido en Norteamérica y Europa, son discriminados y excluidos por las crecientes olas de xenofobias en contra de los inmigrantes musulmanes y sus descendientes. Muchos de esos jóvenes se sienten identificados con el EI, donde pueden obtener una nueva identidad y ser reconocidos como parte integral de una sociedad incluyente.

*PERIODISTA Y ESCRITOR.