Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Guillermo Ríos Valdés

Columnistas

Pancho Alemán y el Molirena

¿En qué consiste la unidad que plantea Pancho Alemán?

Pancho Alemán y el Molirena
Pancho Alemán y el Molirena

El partido Molirena, dentro del proceso de desprestigio que padece, estrena presidente ‘nuevo’, Francisco ‘Pancho’ Alemán. El mismo desvía hacía él las miradas, luego de la azarosa y desprestigiada ‘presidencia’ de su antecesor. Esta presidencia concita más interrogantes que respuestas y ello porque era lógico que en medio de la terrible crisis partidaria, el Molirena de ‘nueva data’ con Pancho Alemán, junto a otro grupo de desafectos panameñistas y antivarelistas, pasaran a formar parte y ‘revitalizaran’ el disminuido Partido de los Gallos, como remozada estrategia de Ricardo Martinelli, ante el fracaso estrepitoso de los intentos fusionistas que el incoloro expresidente no pudo llevar a cabo, al enfrentar una decidida y resuelta oposición de miembros del llamado movimiento ‘MOLIRENA VIVE’.

El escenario electoral que cambió con el arribo al poder político de Juan Carlos Varela, excopartidario de Alemán, aunque de toldas distintas en el colectivo Panameñista, lo convirtió en el mediador necesario a la actual coyuntura en el Partido Molirena. En efecto, su triunfo en San Miguelito bajo las toldas del partido de conveniencia, el Molirena, a diferencia de sus otros excolegas diputados, varios derrotados y el otro de triunfo anulado por decisión del Tribunal Electoral, lo han convertido, casi sin quererlo, en el nuevo ‘líder’ Molirena. Pancho Alemán se presenta como el ‘mediador’ de las diferencias marcadas entre una dirigencia incondicional y entreguista, incluso con la tentativa de liquidación del partido y por el otro lado quienes se opusieron tenazmente a esa línea liquidacionista y desvergonzada que ha caracterizado al partido en los últimos años.

Entre estos últimos y que hicieron posible que el Partido hoy en día exista y que Pancho Alemán sea su actual presidente, está el aliento político y táctico del Dr. Mario Galindo Heurtematte, la constancia y militancia del Dr. Jorge Rubén Rosas y los leales delegados de Chiriquí que lo acompañaron en la lucha para impedir la artera traición disfrazada de fusión; la decisión histórica del embajador Olimpo Sáez, que renuncia a su cómoda posición en el servicio exterior panameño para enfrentar en primera fila la traición tarifada; el Dr. Plutarco Arrocha, el Lic. Alejandro Garrido, el Lic. Diego Ortíz de Zeballos, el Ing. Guillermo Elías Quijano, entre otros. Merece distinción especial, el Lic. Lisímaco López y López, que desde un inicio se convirtió en el símbolo de la lucha y resistencia contra el entreguismo incondicional de la corrupta ‘dirigencia’.

¿En qué consiste la unidad que plantea Pancho Alemán? ¿Resuelve el problema de fondo partidario una o dos vicepresidencias, vacantes en el CEN partidario y una que otra migaja pasajera? ¿Comprende el nuevo timonel las realidades del partido? ¿Se habrá percatado de que el guano y salitre que corroe el partido se mantienen ahí con sus mejores rostros destemplados y obcecadamente ajenos a mirar las costras de su propia desvergüenza?

¿Es consciente Pancho Alemán de que no es posible reestructurar o cambiar el rostro del partido, si los causantes de tanto infortunio partidista pretenden seguir manteniéndose a su lado para seguir pelechando del subsidio y cualesquiera otra migaja?

El problema Molirena es de mayor gravedad que reuniones de meras intenciones y expectativas huecas. La reestructuración del Molirena requiere una cirugía más que cosmética. No es un problema de dádivas ni siquiera simplemente electorero, no se trata de ir hasta el 2017 conduciendo para llegar a unas elecciones desde ya manipuladas. Implica rectificar y comprender que la mera suma de inscripciones y delegados no resuelve los problemas del Partido del Gallo.

Se trata de establecer en conjunto un desmantelamiento de vicios, entreguismos, de apoyos tarifados, de corruptelas chicas, medianas y grandes, de liberar al partido de la estulticia y mediocridad que le corroe. Ese paso, de darse, tiene que ser con los renunciamientos y abjuraciones prácticas.

Los amigos de la chequera, de la trampas y triquiñuelas, los desvergonzados, los corruptos y vendidos al mejor postor, los traidores, todos deben dar marcha atrás y hacerse a un lado, solo así será creíble y posible su mensaje de reivindicación política y moral dentro del partido. Esa será la única fórmula para que el partido desande el trillo torcido que lo perdió. Ud. no puede seguir presentándose ante la opinión pública rodeado de los mismos que tanto daño han hecho al Molirena, convirtiendo la impunidad y desvergüenza en carta de presentación.

MOLIRENA VIVE cree en el diálogo, en la unidad, en la necesaria renovación partidaria, pero real, concreta y que haga posible emerger un partido realmente auténtico y dispuesto a abandonar el cartucherismo electorero. NO es posible una reestructuración sin la participación real de quienes hicieron posible la existencia del partido Molirena: EL MOLIRENA VIVE.

Señor Francisco Pancho Alemán, tiene la palabra... ...

*ABOGADO Y MIEMBRO DEL PARTIDO MOLIRENA.