Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

En medio de elecciones y corrupción, aumenta la luz

A casi un año del torneo electoral, el proceso aún sigue abierto producto de las impugnaciones electorales en cargos de elección  popular.

A casi un año del torneo electoral, el proceso aún sigue abierto producto de las impugnaciones electorales en cargos a diputados, alcaldes y representantes de corregimientos. Sin dudas, grandes irregularidades y prácticas fraudulentas viciaron todo el proceso electoral. Las elecciones celebradas posteriormente y las que se avecinan, con la participación de candidatos que se comprobó que cometieron graves delitos electorales y penales, demuestra que el mismo sistema está podrido, y que genera y premia la corrupción.

Lo peor es que la información recabada demuestra que las prácticas fraudulentas del 4 de mayo se siguen repitiendo: continúa la compra de votos por parte de todos los partidos tradicionales; los programas de Gobierno se vuelcan en favor de los candidatos del llamado Pacto de Gobernabilidad; los medios de comunicación se parcializan abiertamente; el mismo día de las elecciones hacen campaña y se celebran movilizaciones de todo tipo por parte de miembros y simpatizantes de los partidos; de manera abierta, descarada y notoria, se anuncian alianzas ilegales, contrariamente a lo dispuesto sobre el tema en los artículos 110 y 111 del Código Electoral y los decretos del Tribunal Electoral, que establecieron: ‘Los partidos políticos podrán postular candidatos comunes a los cargos de diputados, alcaldes y representantes de corregimientos, siempre y cuando hayan suscrito una Alianza Nacional y la misma sea reconocida por el Tribunal Electoral... Se entenderá como Alianza Nacional la constituida para postular candidatos comunes al cargo de presidente y vicepresidente de la República’ (La fecha límite para comunicar esas alianzas fue el 28 de diciembre de 2013).

Pese a todas estas consideraciones y para seguir adelante con nuestro mensaje de esperanza y denuncia de la corrupción existente en el país, el Frente Amplio por la Democracia (FAD) ha decidido apoyar a los compañeros que, luego de consultas con sus estructuras y simpatizantes, han considerado participar en estas elecciones del 14 y 21 de diciembre.

A medio año de la gestión de Varela, el país transita por una gran descomposición política ante los graves escándalos de corrupción. En la palestra el caso del PAN, FINMECCANICA, MIDES; MINGOB, AMPYME, MEDUCA, CSS, pero son muchos otros los que aún no salen.

Aunque mucho se habla de la necesidad de adecentar la administración pública, perseguir y castigar la corrupción, nada se ha hecho. Para el pueblo, la partidocracia terminará desvaneciendo las acusaciones en supuestos pactos de ‘gobernabilidad’, pues de una u otra manera los grupos entrantes en el Gobierno están relacionados con los grupos salientes, y a ambos los unen los grupos de poder económico, los círculos ceros y los dictámenes de la embajada norteamericana.

A seis meses de Gobierno las demandas sociales de la población siguen sin atenderse. Las medidas ejecutadas por el Gobierno de Varela no pasan de un ‘proyecto estrella’ y el asistencialismo mediático. Mientras tanto, los panameños tenemos que preparar aún más nuestros bolsillos para hacer frente a la escala de aumentos de precios que suscitará el alza del servicio de electrificación, dada la conducta especulativa de los empresarios que, como siempre, trasladarán el mismo a los consumidores.

Cuando a nivel mundial los precios del petróleo caen y a nivel nacional los embalses están a plena capacidad, el aumento del servicio de electrificación solo se explica por los contratos leoninos con empresas transnacionales y locales de carácter oligopólico a las que se les garantiza ganancias extraordinarias, ello como resultado de la gestión entreguista de gobernantes inescrupulosos.

La política energética de la partidocracia, se ha basado en el hacer negocios. El desarrollo de los proyectos hidroeléctricos no se inscribe en un plan integral de uso de la cuenca hidrográfica, cuestión esencial para la sostenibilidad del recurso. Tampoco existe un plan de eficiencia energética, complemento importante. La política de subsidios ha beneficiado a las empresas transnacionales, las cuales aumentan regularmente los precios para garantizar sus márgenes de ganancia, y a las cuales debemos ‘pagar la energía que no logran vender localmente’.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.