12 de Ago de 2022

  • Marisol Reyes de Vásquez

Columnistas

En honor a San Marcelo

La Mesa cuenta con lugares que pueden ser explotados turísticamente, tales como los ríos San Pablo y Vacai, el Chorrero

Eduardo Aurelio Reyes Ramírez, mi padre, consagrado educador de origen coclesano y mesano por convicción en su peregrinar en la República, en su tesonera labor por la educación afirmaba que La Mesa ‘es un paraíso perdido entre el azul oleaje de las montañas veragüenses’.

Esta población, cuna de destacados políticos, músicos, poetas, educadores, médicos, contadores, ingenieros, juristas y otros profesionales fue fundada, según señala el Dr. Carlos Pérez Herrera en el Semanario Católico Panorama de 26 de febrero de 1989, con el nombre que le dio la Parroquia por Fray Gaspar Rodríguez de Valderas con el nombre de San Marcelo de la Mesa de Tavarabá entre los años 1614 a 1624, a la par de San Francisco de la Montaña y Atalaya en los tiempos del Obispo Fray Francisco de la Cámara.

Este bello pueblo cuenta con una población de diversos orígenes: la colonial con las familias Alvarado, Tristán, Chamizo, Alcedo, Botacio, Escudero, Ábrego, Martínez, Peñalba, Jiménez, Castro, Canto, Castillo, Medina, Barrios y Terreros, entre otras, y los descendientes de familias panameñas que se hicieron mesanas Luna, Tejera, Reyes, Vargas, Aponte, Concepción, Pérez Herrera, Rosas, Arce y Rodríguez. Igualmente, llegaron a La Mesa de origen europeo españoles como los Muñoz e Ibáñez, checoslovacos y austríacos, los Vaña, Mathieu, Malek, colombianos los Castilla Bravo, ecuatorianos los Suárez, chinos los Him, Wong y Chen e italianos los Capelli.

Todos fundaron familias en esa antigua localidad. Los nacidos y oriundos de esta maravillosa tierra tienen el folclor y la música corriendo por sus venas, destacándose los Muñoz Barrios, Medina Barrios, Escudero, Alcedo, muchos de ellos famosos a nivel internacional.

La Mesa cuenta con lugares que pueden ser explotados turísticamente, tales como los ríos San Pablo y Vacai, el Chorrero, el Salado (pozo de agua salada) y el Barco de Piedra que pudiera tener un origen maya por los jeroglíficos encontrados en sus ruinas. Su escuela de piedra, una de las pocas en el interior de la República con ese tipo de construcción espera su anhelada restauración como centro tecnológico y multicultural por las nuevas autoridades del Ministerio de Educación.

Los mesanos son característicamente hospitalarios, lo cual se refleja en sus celebraciones más tradicionales como las romerías al Señor de los Milagros y la Virgen de los González, y el fervor en cada Semana Santa con tradiciones orales que vienen de siglos, incluido el toque indígena de los caparazones de tortugas desde el Jueves Santo hasta el momento de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Como pueblo político desde sus orígenes, sus habitantes tuvieron destacada participación en la Separación de Colombia en 1903 y el 14 de noviembre dieron el famoso Grito de La Mesa, que se conmemora cada año.

Hoy queremos destacar que tradicionalmente, cada 16 de enero, el pueblo de La Mesa y miles de feligreses que lo visitan, con religiosidad y devoción celebran la festividad del gran Papa y mártir San Marcelo, que guió los destinos de la Iglesia católica de los años 304 a 308 DC.

La historia revela que San Marcelo también es el patrono de la ciudad de León, España, y que sufrió persecución, al final de su vida, siendo tratado como esclavo a finales del siglo IIIº por el Emperador Majencio.

El sacrificio de San Marcelo no fue en vano. Su Santidad, el hoy Papa Emérito Benedicto XVI, por tal motivo, honró su memoria durante la celebración del último Año Santo.

Por su ejemplo y valores, que han sido imitados por las generaciones de esta extraordinaria población panameña, pedimos al cielo las bendiciones y bienestar para los que cada día siguen con fe la trayectoria de San Marcelo. ¡Viva La Mesa, Viva San Marcelo!

EXPRESIDENTA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA