Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Juan Luis Correa E.

Columnistas

La SIP en Panamá

‘En la reunión... que hoy se inicia en Panamá, a la SIP le toca repasar el estado de la libertad de prensa en el hemisferio’

La SIP en Panamá
La SIP en Panamá

Por cuarta vez, en los últimos 30 años, Panamá cobija una asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). En esta oportunidad, la reunión está programada para sesionar del 6 al 9 de marzo en nuestra ciudad capital. La SIP, es probablemente la principal organización sin fines de lucro que tiene como objetivo primordial la defensa de la que para muchos constituye la más sagrada de todas las libertades: la Libertad de Prensa y Expresión.

Actualmente, la SIP está compuesta por aproximadamente 1300 publicaciones del continente. Y sus miembros son, sin duda alguna, los principales medios de comunicación de la América hispana, así como la anglosajona.

A las casas editoriales afiliadas a la SIP nos congrega una gran variedad de nobles objetivos. Entre los principales podemos destacar: defender la libertad de prensa, la dignidad, los derechos y responsabilidades del periodismo. Luchamos contra la impunidad y nos preocupamos para que los crímenes que se cometen en contra de los periodistas sean investigados, para que no queden sin castigo. Nos ocupamos también de promover el intercambio de ideas e información entre las naciones del continente americano, con el objetivo de garantizar los principios más elementales de la democracia, los cuales podríamos resumir en dos frases: velar por el desarrollo de una sociedad libre y fomentar las libertades individuales de nuestros ciudadanos.

La SIP es una organización que nació para luchar y defender estos principios, que están garantizados, además, en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Nuestro principal campo de acción está encaminado en asegurar el debido reconocimiento y la aplicación correcta de estos derechos fundamentales en los países miembros de nuestra organización tal y como reza en el artículo 19 de dicha Declaración. ‘Todo individuo tiene el derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlos, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión’.

Analizando el significado y la profundidad de esta declaración, no debería ser difícil para nadie comprender que la relación entre los medios de comunicación y los Gobiernos, en virtud de esta realidad, es generalmente controversial. Y es que caminamos en vías contrarias, porque la principal responsabilidad de los medios de comunicación es señalar los hechos de interés del público que, en muchas ocasiones, los Gobiernos de turno quieren esconder.

Recordemos que el deber de los medios es garantizar que los ciudadanos reciban información imparcial y oportuna. En el ejercicio de esta importante responsabilidad, los medios de comunicación se exponen con frecuencia a la intolerancia por parte de los grupos que ejercen el poder. Y es que pareciera ser que se tornan muy sensibles a las críticas y a los cuestionamientos de la prensa o de los formadores de opinión, por denunciar, divulgar o cuestionar las actividades de los funcionarios.

No quieren comprender que sin una prensa libre, no hay posibilidades de alcanzar sociedades libres. A los que ejercen el poder, se les hace difícil comprender que el papel de los medios de comunicación es el de procesar la información, con el objetivo de fomentar el debate público, la crítica sana, la pluralidad de las ideas y el diálogo constructivo, para beneficio de los ciudadanos que son, al final del camino, los verdaderos dueños de la libertad de expresión.

En nuestra América hispana estamos enfrentando serias amenazas a la libertad de prensa y expresión. Estas, se manifiestan de distintas maneras, pero todas tienen un denominador común: imponer controles, presiones, la censura previa y cualquier tipo de obstáculos al libre flujo de la información. Y es aquí donde la SIP juega un papel determinante. En la reunión de nuestra organización que hoy se inicia en Panamá, a la SIP le toca repasar el estado de la libertad de prensa en el hemisferio.

Le damos la más cordial bienvenida a sus delegados e invitados especiales, con la esperanza de que esta asamblea sea productiva y determinante.

VICEPRESIDENTE DE LA SIP.